Marlen pierde y deja el boxeo

Esparza cae ante gran rival en su intento por el oro

LONDRES.- En la pelea más importante de su carrera boxística, la hija de Texas, Marlen Esparza, cayó ayer ante la doble campeona mundial Cancan Ren 8-10 en el torneo de boxeo de los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

Tras la pelea, Esparza, ya serena, dijo que era la última: “Ésta es mi derrota más dolorosa y mi última pelea”.

Ya lo había dicho antes, que si perdía la medalla de oro se retiraría y retomaría su vida de estudiante universitaria para convertirse en anestesióloga. Y conociendo a Esparza, seguro que eso es lo que hará.

Fue una pelea muy difícil dado la elusividad de su rival, que además tenía mayor alcance y mejor técnica.

Esparza trató de encontrar la manera de llegar a Cancan con su excelente movimiento de piernas, su condición física envidiable y su estrategia, pero no lo consiguió.

“Pensé que había ganado la pelea, sobre todo cuando estaba abajo solo por dos puntos, pero ella siempre iba para atrás y me frustró”, dijo Esparza.

“Definitivamente era una pelea muy difícil para Marlen. Me hubiera gustado ver más ganchos y dobles ganchos porque ésos eran los que le estaban llegando a su rival”, dijo Carrie Barry, excampeona nacional de Estados Unidos en 60 kilos.

Con esta derrota Esparza se lleva una medalla de bronce de Londres 2012, aunque ésa no era su meta principal. Ella aspiraba a ser la número uno en los Juegos Olímpicos.

Lucia Rijker, considerada la mejor boxeadora de todos los tiempos y quien se encuentra en el Excel, sede del pugilismo olímpico, admitió que estaba muy impresionada por la calidad de la boxeadora Marlen Esparza, y que en sus dos peleas había demostrado un gran despliegue técnico.

“La presentación de Marlen fue excelente. Fue rápida con los pies, excelentes ojos y combinaciones rápidas”, explicó Rijker.

“Me siento muy orgullosa de ella y siento que la boxeadora China golpeó y ganó puntos antes que ella”, agregó Rijker.

“No puedo estar molesta por haber ganado una medalla, pero ése no era mi objetivo principal”, señaló la

primera mujer mexicoamericana que llega a ser una boxeadora olímpica.

Con todo, Marlen Esparza luchó hasta el final y se retira de los cuadriláteros con un bronce olímpico, lo que no es poca cosa.