Acción diferida: oportunidad y cautela

El próximo 15 de agosto comenzará el proceso de solicitud del beneficio de Acción diferida para jóvenes indocumentados.

Hay que señalar que no se trata en estricto sentido de una legalización migratoria, sino de un alivio temporal al que pueden acogerse jóvenes indocumentados que cunplan ciertos criterios por un tiempo limitado.

En principio, los beneficiarios de la Acción diferida podrán permanecer en el país sin riesgo de deportación por un periodo de dos años, que será renovable, y podrán obtener permisos de trabajo.

Y si bien no se trata de la regularización completa por la que se ha luchado en el marco del proyecto de ley DreamAct, la Acción diferida es un avance indudable al que deberían seguir, en el futuro cercano, cambios legales que vuelvan definitivos los beneficios actuales y, sobre todo, que abran a los jóvenes una vía a la residencia permanente y la ciudadanía.

Hay que señalar que no todos los jóvenes son elegibles para el beneficio de la Acción diferida, y en esto la comunidad debe poner especial atención para evitar abusos y sorpresas indeseadas.

En principio, además de pagar $465 por el costo del trámite, para recibir los beneficios de la Acción diferida un joven indocumentado debe cumplir los siguientes requisitos:

—Ser menor de 31 años al 15 de junio de 2012.

—Haber entrado a Estados Unidos antes de cumplir los 16 años.

—Haber residido de manera continua en Estados Unidos desde el 15 de junio de 2007 hasta el presente.

—Haber estado presente físicamente en Estados Unidos el 15 de junio de 2012 y estarlo al momento de presentar la solicitud.

—Haber entrado al país sin inspección antes del 15 de junio de 2012 o que su estatus de inmigración legal haya expirado el 15 de junio de 2012.

—Estar actualmente en la escuela, haberse graduado de high school o poseer un certificado GED o haber servido y haberse retirado sin falta de las fuerzas armadas.

—No haber sido hallado culpable de delitos ni ser un riesgo para la seguridad del país.

Lo mejor para saber si un joven es elegible es recurrir a organizaciones como FIEL (fielhouston.org), que asesoran de manera independiente a los jóvenes inmigrantes.

De igual manera, habrá que estar alerta de ofertas de ciertos abogados o notarios que ofrezcan realizar trámites de Acción diferida, pues en algunos casos se han cometido fraudes o abusos. Ciertamente muchos abogados son legítimos y realizan su trabajo para servir a su cliente, pero se han dado casos de engaños en el pasado, por lo que conviene ser precavidos.

Y, finalmente, cabe esperar que esta medida se amplíe hasta convertirse en el DreamAct amplio por el que muchos han luchado durante años.