Bolsas reusables para el mercado

Una nueva ley en Los Ángeles prohíbe las bolsas de plástico y podría hacerlo pagar por las de papel que recibirá en la tienda

¿Recuerda las canastas que usaba la abuela cuando iba al mercado a comprar el mandado? Es posible que ahora usted tenga que usarlas.

A finales de mayo de este año, la ciudad de Los Ángeles aprobó una ley que prohíbe el uso de bolsas de plásticos en los supermercados. Esto significa que los consumidores tendrán que llevar sus propias bolsas, canastas o cajas para cargar sus víveres, o de lo contrario deberán pagar 10 centavos por cada bolsa de papel que la tienda le facilite.

La medida es un triunfo para los ambientalista, que buscan concientizar a la comunidad sobre la importancia de cuidar el planeta y evitar la contaminación a causa de desechos tóxicos. ¿Sabía que se calcula que los californianos usamos 12,000 millones de bolsas de plástico al año y que en todo el estado sólo se recicla un 5%? ¿A dónde va a parar el 95% restante?

Se espera que la ordenanza entre en vigor el próximo año en 7,500 tiendas del Condado de Los Ángeles. Los supermercados grandes tendrán 6 meses para poner fin a la entrega de bolsas de plástico y los negocios pequeños 12 meses. Después, los minoristas tendrán que cobrar 10 centavos por bolsa de papel que ofrezcan a sus clientes.

Algunas son regaladas y otras se tienen que comprar, pero ya hay muchas bolsas reusables de dónde seleccionar. Procure escoger las que están hechas con materiales biodegradables, que sean resistentes y fáciles de lavar.

Las bolsas estilo canvas, por ejemplo, son muy resistentes y duraderas. Se pueden lavar en lavadora y son biodegradables. El único inconveniente es que al lavarlas necesita mucha agua. Trate de comprarlas en colores oscuros, para que al menos no tenga que lavarlas muy seguido

Otro material muy popular para las bolsas es el nonwoven/polipropileno. Son livianas, fuertes y baratas. No son biodegradables pero se pueden reciclar en los contenedores de basura reciclable de Los Ángeles.

Las bolsas de nylon son las más resistentes y se pueden lavar en la lavadora. Pesan sólo 2 onzas y pueden cargar hasta 50 libras; luego las puedes doblar al tamaño de un monedero. No se pueden reciclar.

Hemp es otro material para bolsas, muy fuerte, duradero y liviano. Se puede lavar y es biodegradable. El material no puede cultivarse legalmente en Estados Unidos por lo que lo tienen que importar, generalmente, de China.

Otro material es el Tyvek, liviano, resistente, y duradero. Se puede lava en lavadora y también es reciclable.

Otras ciudades de California como San José, San Francisco, Long Beach y Santa Mónica han adoptado con éxito la prohibición, y los consumidores han mostrado conciencia sobre el daño que hacen las bolsas de plástico al ambiente. El problema principal es que cuesta acostumbrarse y la mayoría de ellos olvidan las bolsas reusable en casa.

Para que no olvide sus bolsas reusables, acostumbrese a guardar unas en el auto para que no las deje en casa. También, puede colocarlas en algún lugar visible de la puerta de su casa o en el garaje, y así tomarlas cuando vaya de compras. En Staples e Ikea venden bolsas de nylon que se arrugan y se hacen del tamaño de un monedero, muy convenientes para guardarlas en el bolso, la cartera, o la bolsa del pantalón.

Sólo la práctica podrá ayudarle a recordar llevar su bolsa reusable, lo importante es que ya tiene conciencia de la importancia de cuidar el planeta y evitar al máximo la contaminación ambiental. Que no le de pena, sacar la canasta de la abuela…