Abogados de California apoyan licencia para Sergio García

San Diego (Notimex).- La Barra de Abogados de California informó hoy a la Corte Suprema del estado que apoya que le sea otorgada la licencia profesional al mexicano indocumentado Sergio García, quien cumple con los requisitos para ejercer su profesión.

El apoyo de los abogados a García, de 35 años y quien vive en Chico, California, apeló a la soberanía estatal ante un memorándum que giró el Departamento de Justicia la semana pasada para pedir a la Corte Suprema de California negar la licencia profesional al mexicano.

El Comité de Exámenes Profesionales de la Barra de Abogados informó a la corte que “la condición (migratoria) del señor García en Estados Unidos no debe ser base para negarle ipso facto la licencia de abogacía”.

García, quien es originario de Jalisco, “ha cumplido con todos los requisitos establecidos y no hay razón para creer que no pueda jurar fidelidad a sus obligaciones como abogado”, agregó el comité profesional.

También la procuradora general de California apoyó a García, de quien opinó que reune los valores estadounidenses de ser inmigrante esforzado, respetuoso de la ley y con intención de aportar a la sociedad en la que creció.

El Departamento de Justicia por su parte envió a la corte un memorándum en que le recuerda que si García ejerce profesionalmente es un empleo, y el tema del empleo de inmigrantes es jurisdicción del gobierno federal y no de los estados.

El problema que enfrenta el mexicano es un trámite burocrático de las autoridades de migración que toman hasta 17 años para otorgar residencia legal a los familiares inmediatos de otros residentes legales en el país.

El padre de García es ahora mexicano naturalizado estadounidense, pero solicitó residencia para su hijo cuando era un residente legal y aunque después se hizo estadounidense la solicitud no cambió.

García llegó a California a la edad de 17 meses en compañía de sus padres.

Vivió en California hasta la edad de nueve años, regresó a México y luego cuando tenía 17 años vino de nuevo con sus padres a California y desde entonces vive aquí.

En Estados Unidos sólo hay otro caso similar, en Florida, el del también mexicano José Rodríguez Samperio.