Breves del País

La mexicana Sandra Ávila Beltrán, alias “La Reina del Pacífico”, compareció ayer por primera vez ante un tribunal federal de Miami luego de ser extraditada por México para que afronte acusaciones de tráfico de drogas. Ávila Beltrán, de 51 años, está acusada de cargos de conspiración para importar cocaína a EEUU y de conspirar para poseer droga con intento de distribución, de acuerdo con las autoridades. Se fijó una nueva vista judicial para la próxima semana en la que la mexicana será instruida formalmente de los cargos. Ávila Beltrán fue detenida en septiembre de 2007 y acusada por la Fiscalía de introducir en México varias toneladas de cocaína en 2002 junto con su pareja sentimental, el colombiano Juan Diego Espinosa, alias “El Tigre”.

Un soldado desertor fue sentenciado a cadena perpetua ayer por recolectar material para bombas con el fin de desatar un “ataque masivo” contra un restaurante de Texas lleno de soldados de la base de Fort Hood. El cabo Naser Jason Abdo, musulmán, planeaba una misión con fines religiosos a fin de hacerle “justicia” a los pueblos de Irak y Afganistán, según una conversación telefónica con su madre que fue grabada en la cárcel y que el jurado escuchó.