Gran desafío para Río

Londres podría servir de modelo a la justa brasileña de 2016

LONDRES (AP).- Todo funcionó con puntualidad inglesa. Londres, una de las ciudades más agitadas del mundo, logró montar los Juegos Olímpicos con la precisión de una relojería suiza.

¿Podrá Río de Janeiro hacer lo mismo? La llamada “ciudad maravillosa” se conoce por sus playas, la alegría de sus habitantes y sobre todo su caos urbano. No tanto por su capacidad organizativa.

No obstante, Leonardo Gryner, director general del comité organizador de los Juegos Olímpicos de Río 2016, está convencido de que sí podrán emular a Londres.

“Estamos transformando toda la ciudad y estamos cumpliendo con todos nuestros compromisos. Las construcciones están en marcha para todos los deportes, estarán listos para 2015”, un año antes de los Juegos, aseguró Gryner a periodistas en una conferencia de prensa.

Río tendrá cuatro áreas distribuidas por toda la ciudad donde se disputarán las modalidades: Copacabana, Barra da Tijuca, Deodoro y el Estadio Maracaná, incluyendo en este último el aledaño “Sambódromo”, sede del popular Carnaval, que albergará el cierre del maratón y competencias de arquería.

“Londres ha sido una inspiración para nosotros por la alta calidad de su preparación. Hemos aprendido del equipo organizador de Londres, nuestros equipos han acompañado el proceso de preparación y ellos han sido muy generosos en compartir toda la información y los desafíos de la organización”, indicó Gryner.

Para un evento que atrae a millares de personas y es observado por millones más, los Juegos londinenses han generado relativamente pocas críticas, centradas principalmente en el hecho de que en la primera semana había asientos vacíos en algunos eventos cuyos ingresos estaban agotados.

También se ha criticado la predominancia de algunas corporaciones con concesiones exclusivas en los recintos deportivos.

Frente a la organización casi intachable de Londres, la próxima sede espera copiar lo que tuvo resultados positivos y darle su sello particular.