Recuerde por qué emigro a Estados Unidos

El 15% de los hispanos que viven en EEUU cree que no va a alcanzar el Sueño Americano y el 52% no considera que la próxima generación estará mejor financieramente.
Recuerde por qué emigro a Estados Unidos
Judy Pino.

Los Estados Unidos está compuesto por inmigrantes de todas partes del mundo. Somos el único país donde la gente vienen porque creen que pueden vivir mejor, ser más, y tener las oportunidades que su tierra natal no ofreció – eso es, hasta ahora.

Si bien sabemos que hoy día menos inmigrantes están optando por venir a los Estados Unidos en busca de prosperidad, lo peor es que estamos viendo la misma apatía de los que ya están aquí.

Cincuenta y dos millones de hispanos residen en los Estados Unidos, pero una encuesta de la Iniciativa LIBRE indica que el 15% cree que no va a alcanzar el Sueño Americano y el 52% no considera que la próxima generación estará mejor financieramente.

Existe una buena razón para ello. Nos estamos comenzando a parecer mucho a algunos de los países que dejamos atrás. Aunque estamos consientes de los baches en el camino que actualmente están descarrilando a muchos hispanos de alcanzar el Sueño Americano: el alto desempleo, las onerosas regulaciones, y aumento en los impuestos, lo más inquietante es lo que está detrás de las estadísticas que todos ya conocemos.

Me estremezco cuando escucho la retórica que viene de nuestro gobierno actual y la aparente intención de tener demasiado control sobre nuestras vidas. El Presidente de los Estados Unidos nos dice que si usted es dueño de un pequeño negocio, “usted no lo construyo solo”, y que el gobierno le ayudó. También nos dice que el sector privado “está bien” cuando, en realidad, la pésima economía, la carga de regulaciones e impuestos están obligando a miles de empresarios a cerrar sus puertas. Otra campaña publicitaria promociona “La vida de Julia”, el dibujo de una mujer sin rostro que depende totalmente del gobierno desde niña hasta la edad adulta.

Parte del Sueño Americano es proporcionar un futuro mejor para nuestros hijos, pero eso está en peligro. Los programas del gobierno tratan de asumir el rol de proveedor de la familia, en lugar de promover la responsabilidad personal y ayudar a la gente salir del círculo de la pobreza y la dependencia. Esto es motivo de preocupación para la próxima generación, que no sólo heredara una deuda insuperable, pero también una actitud insuperable de merecerlo todo a cambio de mínimo esfuerzo.

Esto es inaceptable.

Si optamos asimilarnos a este país, debemos librarnos de la apatía que está destruyendo el espíritu de lo que es ser estadounidense. Debemos revivir la voluntad empresarial y los principios que nos trajeron aquí en primer lugar. Eso incluye rechazar la idea de que el gobierno debe proveer para nosotros las cosas que emigramos para lograr por voluntad propia, y bajo nuestros términos. En los países que dejamos atrás, no se respetan las leyes. La regulación de gobiernos corruptos se impone en nuestras vidas, pero en los Estados Unidos, todo ciudadano es capaz de hacer un cambio en el gobierno, informarse, y elegir a quien nos lleve por el camino de la vida mejor que buscamos.

Para aquellos que han tomado el riesgo y aceptaron el reto de iniciar una nueva vida aquí, ahora es el momento de recordar por qué emigro a los Estados Unidos.

*Judy Pino es la Directora de Comunicaciones de La Iniciativa LIBRE, una organización no-partidista y sin fines de lucro, cuya misión es incrementar la libertad económica y la prosperidad mediante la promoción de la libre empresa, responsabilidad personal y un gobierno más inteligente y eficaz. Para mas información: http://www.thelibreinitiative.com o http://www.LIBREProspero.com, en Facebook: The LIBRE Initiative y en Twitter: @libreinitiative.