Medicina al día: Problemas crónicos

Si un padecimiento crónico de salud ya es causa de preocupación, ¿se imagina dos? ¿O incluso más?

Pues según datos recopilados por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y publicados en la revista NCHS Data Brief, el número de estadounidenses de 45 años o más que sufren de dos o más condiciones crónicas, ha crecido en la última década, y los adultos mayores son particularmente vulnerables al riesgo creciente tanto de diabetes como hipertensión.

El informe observó nueve condiciones crónicas: la hipertensión, la enfermedad cardíaca, la diabetes, el cáncer, el accidente cerebrovascular, la bronquitis crónica, el enfisema, el asma y la enfermedad renal.

Entre 1999 a 2000 y 2009 a 2010, el porcentaje de estadounidenses entre los 45 y los 64 años con dos o más de estas condiciones subió del 16 al 21 por ciento.

Para los adultos a partir de los 65 años, el porcentaje aumentó de 37 a 45 por ciento. En este grupo específicamente el aumento de personas que sufrían tanto diabetes como hipertensión fue de un nueve a un 15 por ciento.

Este incremento de personas que sufren más de una condición crónica significa un desafío complejo para el sistema de atención de salud en EEUU tanto en términos de calidad de vida como de los gastos para una población que envejece.

Cualquiera que sea su edad, la recomendación es que cambie sus hábitos de vida por otros más saludables, y visite a su médico con frecuencia, para mantener estas condiciones bajo control.

La necesidad de donantes de órganos es enorme y existe otra barrera para ellos, su peso.

Aunque no hay un límite de peso definitivo, más de la mitad de los centros de trasplante no toman donante que tienen una masa de peso corporal por arriba de 35.

Desgraciadamente estamos enfrentando una epidemia de obesidad en el país cuando 92,000 personas a nivel nacional esperan por un trasplante de riñón, ya que la enfermedad renal aumenta, muchas veces debido a diabetes e hipertensión ligada a la obesidad.