Cientos de soñadores tras Acción Diferida

Padres e hijos atienden talleres informativos del proceso y una de las dudas más frecuentes fue si se necesitaría un abogado para hacer el trámite de Acción Diferida
Cientos de soñadores tras Acción Diferida
Edgar Morales escucha atentamente la información para los 'soñadores'.
Foto: J. Emilio Flores / La Opinion

Cientos de soñadores y familiares llegaron ayer al Consulado de México en Los Ángeles para atender los talleres informativos de Acción Diferida o DACA (Deferred Action for Childhood Arrivals) ofrecidos por abogados de inmigración.

Los presentes esperaron por horas en largas líneas para recibir información y hacer preguntas sobre casos particulares. Una de las dudas más frecuentes fue si se necesitaría un abogado para hacer el trámite de 465 dólares.

“Cada caso es diferente”, explicó la abogada de inmigración Alma Rosa Nieto. “Si es un caso sencillo, sin antecedentes criminales y el solicitante se siente seguro, puede hacerlo solo, no necesita un profesional”. Nieto dijo que, en caso de tener preguntas o dudas, el solicitante podía pagar por una consulta, y esto le saldría más económico que hacer el trámite completo con un profesional. “Asegúrese que es un abogado que pasó el examen”, aconsejó Nieto y recomendó chequear con el California State Bar. “Si el nombre del abogado no figura, es porque no pasó el examen”, señaló.

La abogada también mencionó la importancia de la transparencia a la hora de llenar la solicitud. “Aunque tengan antecedentes que no quieran revelar, no falseen la información, porque pueden perder su oportunidad de calificar. Siempre es mejor decir la verdad”.

“Es muy importante que llenen sus formularios con información precisa, verídica y correcta, poner datos falsos los puede perjudicar”, coincidió el Cónsul David Figueroa Ortega.

“Esta es una oportunidad muy grande para los estudiantes, una puerta más para seguir adelante con nuestros sueños y poder contribuir con el país”, dijo emocionado Edgar Morales, de 19 años, un estudiante de California State University en Los Ángeles, con una doble licenciatura en Ingeniería civil y Comercio Internacional, que había acudido al taller con su hermana y su madre a la actividad.

“No es sólo agarrar el permiso y después dejar la escuela”, dijo Morales. “Tenemos que demostrar que podemos hacer una diferencia importante aquí”.

Su madre, Ernestina García, lo escuchaba orgullosa. “Cuando yo me vine, mis hijos estuvieron siete meses solos, trataron de cruzar dos veces, pero los agarraron”, recordó. “Edgar tenía sólo 14 años, pero nunca se dio por vencido. Cuando entró a la universidad yo le dije que no tenía dinero para pagar sus estudios, pero tampoco se dio por vencido. Puso todo su empeño para conseguir becas y seguir estudiando. Realmente él es un orgullo y un pilar para mí. Se graduó de la escuela con honores, se merece esta oportunidad”.

Armida Santa Cruz, otra de las madres que acompañó a su hijo Erik, de 18 años, también se mostraba muy entusiasmada. “Esta es una excelente oportunidad para que mi hijo pueda sacarse su licencia de conducir y trabajar para ayudarse con los estudios y que no lo detengan por conducir sin licencia”. Erik llegó a EEUU a los 8 años y estudia Psicología en University of the West.

Los cuatro talleres colmaron el cupo de asistencia. “Vino más gente de lo esperado, alrededor de 400 personas”, indicó Diana Carmona, empleada del Consulado.

Si necesita ayuda o tiene preguntas, cuatro organizaciones de Los Ángeles (ver recuadro) ofrecerán asesoramiento y responderán dudas.