La vasectomía y sus leyendas

Ante la desinformación es fácil ser víctimas de la ignorancia y buscar dar la vuelta a la página antes de poner prestigio y virilidad en riesgo.
La vasectomía y sus leyendas
Antes de tomar esta decisión hay que estar bien informados.
Foto: Archivo

Para nadie es un secreto que para la gran mayoría de los hombres, casi cualquier tema ligado al aparato reproductor masculino es un asunto, por decirlo de alguna forma, delicado, y más cuando tiene relación con el médico y el famoso y temido bisturí.

Abordamos la vasectomía casi como un camino sin retorno, que lejos de darnos la tranquilidad de tener todo bajo control y poner en práctica una paternidad responsable, nos brindará dolor a puños y largas horas de arrepentimiento. En términos prácticos, es fácil que seamos víctimas de la ignorancia y prefiramos dar la vuelta a la página antes de poner nuestro prestigio y virilidad en riesgo.

Quizá en la gran mayoría de los casos, la decisión de realizarse o no la vasectomía se trata en pareja, ya sea para definir tamaño de familia que ambos desean y garantizar cumplir con ese proyecto.

Sin embargo, es justo decir que la condición civil no define esta situación, ya que hay hombres que, por diversas circunstancias, comparten la vida con alguien en el momento de la decisión pero sí tienen claro o bien que ya tienen los hijos que desean o la paternidad no es un tema de su interés y prefieren alejar a la cigüeña, por lo que optan por este procedimiento como una medida práctica.

Sin importar la edad, muchos tenemos un buen amigo que se dice ‘experto’ en todo lo que se refiere a sexualidad y pareja, quien prácticamente se convierte en el guía del grupo, el gurú que nos ilumina con su sabiduría milenaria y divierte con su amplio abanico de chistes. Pero no dejemos a la sapiencia de este buen cuate, una decisión tan importante.

Así que, para despejar algunas dudas comunes y dejar de ser víctimas del absurdo oscurantismo que la ignorancia representa, Juan José Granados Romero, académico de la Facultad de Medicina, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), da respuesta a cada una de las inquietudes más comunes:

1. ¿En qué consiste la vasectomía?

“Es una operación sencilla en la que se amarran o selln los tubos en el escroto que llevan los espermatozoides al pene”.

2. ¿Siempre el procedimiento es el mismo?

“Hay varias técnicas, lo que se conoce con o sin bisturí, pero el resultado es idéntico”.

3. ¿Afecta la erección?

“No, sólo inhibe el paso de los espermatozoides en el líquido seminal”.

4. ¿Es un procedimiento reversible?

“Sí. Sin embargo, es importante mencionar que cuando un varón se opera, tiene que tener la completa seguridad de hacerlo, se recomienda que haya tenido una pareja estable y que esté convencido sobre la intervención, así como todos los aspectos relacionados a su paternidad.

El procedimiento para revertir la operación se llama anastomosis, que es una operación compleja que requiere de un equipo entrenado para hacer la reconexión. Es necesario mencionar que no siempre el resultado es satisfactorio, ya que sólo alrededor del 50% de operaciones tiene éxito”.

5. ¿Hay riesgo de embarazo, aún después de haberse practicado la vasectomía?

“No. Si se realizó de forma correcta no hay posibilidad alguna. Sin embargo, se tiene que verificar que no haya espermatozoides en el líquido seminal para garantizar esto. Después de 20 eyaculaciones o un lapso de 2 meses, el paciente podrá someterse a este análisis para confirmar la ausencia de espermatozoides y así tener la certeza sobre esto”.

El experto indica que es un ginecólogo, urólogo o cirujano general quien puede realizar esta operación, y subraya que en nada afecta la virilidad ni tampoco en la respuesta sexual de un varón, por lo que no hay nada que temer.

Todos los hombres tenemos en nuestras manos la oportunidad de dar una muestra de majestuosa masculinidad y esto significa estar informados sobre la salud reproductiva y tomar la mejor decisión.

Colaboración de Fundación Teletón México.

“El principio de ser paciente es empezar con uno mismo”.

Bojorge@teleton.org.mx