Breves de espectáculos

El dúo de reggaetoneros puertorriqueños de Wisin y Yandel vuelve esta semana a asumir el liderazgo en la lista de Latin Albums de Billboard, colocándose en el primer lugar con el álbum Líderes, que sube desde la segunda posición.

Por su parte, el bachatero urbano Prince Royce también sube una posición, de la tercera a la segunda, con el disco Phase II.

Otro bachatero de origen dominicano, Romeo Santos, sube del cuarto al tercer lugar con su primer disco en solitario, Fórmula- Vol. 1

, mientras que

Roberto Tapia cae de la primera a la cuarta posición con el disco El muchacho.

Otro que se eleva es Don Omar con Don Omar Presents- MTO2- New Generation, que sube dos posiciones, de la séptima a la quinta.

Un representante de Bobby Brown dijo en un correo electrónico el jueves que el cantante de R&B ingresó a un “centro de rehabilitación confidencial” la semana pasada como parte de un acuerdo tras su arresto en marzo por conducir ebrio en Los Ángeles.

Su publicista dice que el acuerdo de Brown le exige someterse a tratamiento por abuso de alcohol. Su abogado Christopher Brown dijo en un comunicado que el cantante de 43 años “se toma su acuerdo con mucha seriedad”.

Brown, ex esposo de Whitney Houston, quien murió a principios de este año, se casó en junio con su manager Alicia Etheredge-Brown.

Brown sigue adelante con sus planes de ofrecer conciertos en solitario, así como con su banda New Edition. Su primer álbum en 14 años salió recientemente al mercado.

Chris Brown y Drake fueron demandados el miércoles por una pelea en la que sus acompañantes lanzaron botellas en un club nocturno de Nueva York. Los músicos fueron demandados por una empresa relacionada con el establecimiento que busca responsabilizarlos por la refriega.

Los representantes del cantante de R&B y del rapero no han opinado sobre la demanda de 16 millones de dólares, que culpa a los artistas de no hacer nada para detener la pelea y argumenta que mancharon el nombre del elegante centro nocturno ubicado en pleno Manhattan.

Brown y Drake deberían ser responsables porque se arrojaron vasos y blandieron botellas rotas en un club abarrotado “ignorando las extensas medidas de seguridad del lugar”, indica la demanda presentada por Entertainment Enterprises Ltd. La empresa posee la marca registrada del club Greenhouse. En sí, los dueños del club nocturno no están involucrados en la demanda y se niegan a opinar.