Frente a frente: Sicilia y Arpaio

Ambos coinciden como parte del recorrido del escritor mexicano por territorio estadounidense
Frente a frente: Sicilia y Arpaio

TUCSON, Arizona (EFE).- El escritor mexicano Javier Sicilia, organizador de la denominada Caravana por la Paz, se reunió ayer con el controvertido alguacil del condado de Maricopa, Joe Arpaio, como parte de su recorrido por territorio estadounidense.

“Tratamos de entablar un diálogo cordial. En algunos momentos fue un poco difícil, pero tratamos de sembrar la semilla de la paz en el corazón de Arpaio”, dijo Sicilia en entrevista con Efe.

El escritor mexicano dijo que reclamó a Arpaio el trato indiscriminado que les da a los inmigrantes en sus cárceles, donde considera que son humillados.

Durante la reunión, que duró aproximadamente una hora, abordaron temas como el jugoso negocio que suponen los inmigrantes para las cárceles en EEUU.

Arpaio es conocido por su cárcel de la “Ciudad de las carpas”, donde los reos viven a la intemperie soportando las altas temperaturas del desierto de Arizona, las cuales en el verano superan fácilmente los 110 grados Fahrenheit (43 grados centígrados).

El polémico alguacil está a la espera de que a finales de este mes se conozca el veredicto sobre un juicio civil en contra de su oficina por prácticas de perfil racial en contra de conductores hispanos.

El activista mexicano consideró que EEUU deben de hacer más para evitar que tantas armas de fuego crucen la frontera de manera ilegal y lleguen a mano de los carteles mexicanos.

Arizona fue el lugar donde se ideó la controvertida operación “Rápido y Furioso”, un plan de acción que tomaron las autoridades de EEUU para vender armas de fuego a presuntos criminales y dejarlas pasar hacia la frontera con México con el objetivo de poder rastrearlas y darle seguimiento, aunque sin éxito.

“Creemos que Estados Unidos tiene parte de responsabilidad en la guerra antidrogas del presidente de México, Felipe Calderón. Creemos que las drogas no son una cuestión de seguridad nacional, sino de seguridad pública, la cual ha costado la vida de 70 mil personas y la desaparición de otras 20 mil”, enfatizó el escritor.

Indicó que a través de la iniciativa Mérida se han proporcionado armas de alto calibre al Ejército mexicano, así como al crimen organizado en este país.

Sicilia aclaró que no está en contra de la segunda enmienda de la Constitución de EEUU, que permite a sus ciudadanos comprar y portar armas, pero pidió una “mayor responsabilidad para evitar que estas armas lleguen al crimen organizado en México”.

“Las armas de fuego no solo cruzan por las garitas de entrada, debe de haber un mayor control también en los puertos”, aseguró.

Los miembros de la Caravana de la Paz, que parte mañana hacia la ciudad de Las Cruces (Nuevo México), llegaron hoy a Tucson, en el sur de Arizona, portando consigo fotografías y cruces de sus seres queridos que han muerto o se encuentran desaparecidos.

Una de ellas fue, María González, originaria del estado mexicano de Puebla, quien busca a su hijo Andrés González, quien desapareció en Nuevo Laredo, Tamaulipas (México) en marzo del 2011.

Lo último que supo de su hijo fue cuando se comunicó con ella y le dijo que lo había detenido un reten establecido por el Ejército mexicano.

La búsqueda de la madre hasta el momento no ha tenido ningún éxito, ya que nadie sabe darle razones del paradero de su hijo, debido a que éste es ciudadano estadounidense, también ha pedido la ayuda del gobierno federal.

“Esta caravana nos da la oportunidad de venir a este país para pedirle ayuda al presidente, Barack Obama, para que dejen de traficar con tanta arma que está destrozando y acabando con tantas familias completas en México”, dijo.

María González recordó que “miles de madres” lloran a sus “hijos desaparecidos” en lo que calificó como una “verdadera tragedia” en México”.