Jóvenes: alerta contra el cáncer testicular

Una primera revisión en la infancia puede ayudar a una detección temprana de esta enfermedad.
Jóvenes: alerta contra el cáncer testicular
Se espera que con la iniciativa los hombres se motiven a sacar tiempo para acudir a las citas médicas necesarias.
Foto: Archivo

Cuando se trata de hablar de cáncer testicular, suponemos que es un padecimiento que solamente se puede desarrollar en la etapa de adultez, y este factor influye para que sea hasta entonces cuando se realicen las primeras pruebas preventivas.

Sin embargo, es desde el nacimiento cuando se puede detectar alguna alteración en la zona genital que exponga al bebé a desarrollar este padecimiento.

El doctor Carlos Pacheco, catedrático de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), indica que el cáncer testicular es cada vez más común en la población entre 18 y 35 años, pero asegura que su origen en la mayoría de los casos se debe a un trastorno llamado criptorquidia, que implica el tardío descenso de los testículos al escroto; proceso que se lleva a cabo durante la vida fetal de los humanos.

La prevención para un padecimiento de este tipo debe empezar desde edades tempranas, prácticamente con el pediatra que recibe al bebé, el cual debe realizar revisiones muy puntuales con el fin de descartar la presencia de dicho trastorno y en caso de que se detecte “el médico deberá establecer un plazo razonable para que, en una primera etapa los testículos concluyan su alojamiento en las bolsas del escroto, lo cual implicaría que el problema está en vías de ser resuelto”, explica es especialista.

Habitualmente este padecimiento se presenta en bebés prematuros, y con el paso del tiempo, los testículos descienden de manera espontánea; sin embargo, no siempre sucede así, por lo que, una vez diagnosticado, el seguimiento tiene que ser permanente, tanto por los médicos tratantes como por los padres, que deberán estar pendientes de cualquier cambio en los testículos del recién nacido.

El experto indica que la primera revisión se hace desde el momento del nacimiento, sin embargo, los padres deben de estar al pendiente de revisar cuidadosamente al pequeño cada vez que lo bañen o durante el cambio de pañales. Lo correcto es palpar y oprimir levemente las bolsas escrotales con mucho cuidado de no causar molestia al bebé, de esta forma se pueden asegurar de que ambos testículos tengan el mismo tamaño y forma, así como observar si no aparece alguna protuberancia.

Por lo general, dice, es en los primeros tres meses de vida del bebé cuando los testículos se ubican correctamente en su sitio, pero si esto no sucede al borde de los 18 meses de edad, es necesario solicitar un diagnóstico definitivo y en todo caso optar por la cirugía, que es un procedimiento muy sencillo, pero que puede ser la mejor medida para prevenir cáncer de testículo.

El cuidado de un bebé incluye también aprender a reconocer su cuerpo a detalle y reconocer cualquier cambio que se presente, a fin de poder acceder a una detección oportuna que permita evitar complicaciones a futuro.

Fundación Teletón México

“Conocerte a ti mismo, esculpe tu carácter”.

Bojorge@teleton.org.mx