Perry: “Acción diferida no altera ley de Texas”

El gobernador de Texas alegó, en una carta enviada a varias agencias, que el remedio presentado por el presidente Barack Obama es "una bofetada en el rostro al Estado de Derecho"

AUSTIN, Texas, EE.UU. – El gobernador de Texas, Rick Perry, envió hoy un mensaje a las agencias estatales diciéndoles que la nueva política de inmigración del gobierno del presidente Barack Obama es “una bofetada en el rostro al Estado de Derecho”.

En la misiva, Perry dijo que el programa de “acción diferida para quienes llegaron de niños” de forma ilegal a Estados Unidos no modifica las políticas de Texas.

Lea también “Estadounidenses apoyan limitaciones a Acción diferida”

La semana pasada, jóvenes inmigrantes sin permiso de estar en el país en Texas y otras partes de la nación formaron largas filas para empezar a solicitar permisos de trabajo, según la nueva política del gobierno federal.

El nuevo programa difiere las deportaciones para estos jóvenes siempre y cuando cumplan con ciertos criterios, como haber llegado a Estados Unidos antes de cumplir 16 años y no tener condenas por ciertos delitos.

Perry escribió que la política no le confiere “en absoluto el estatus legal a ningún extranjero”.

Agregó que “no socava ni modifica las leyes estatales” y dijo confiar que todas las agencias estatales hagan cumplir esas leyes.

Lea también “Estadounidenses apoyan limitaciones a Acción diferida”