Isaac podría aguar fiesta de republicanos

Se espera que la tormenta llegue este día a la altura de Tampa, la víspera de que inicie la Convención Nacional Republicana que reunirá a unas 70 mil personas, entre delegados de ese partido, observadores y periodistas.
Isaac podría aguar fiesta de republicanos
Trabajadores dan los toques finales al centro Tampa Bay Times Forum donde se realizará la Convención Nacional Republicana que inicia mañana.
Foto: AP

Miami – El gobernador de Florida Rick Scott, decretó ayer una emergencia para el sur del estado y pidió a vacacionistas que abandonaran esa zona y la de los Cayos.

El gobernador expresó su preocupación por la llegada hoy de Isaac a la altura de Tampa, la víspera de que inicie la Convención Nacional Republicana que reunirá a unas 70 mil personas, entre delegados de ese partido, observadores y periodistas.

Scott dijo en conferencia que se está informando a los delegados sobre las medidas de seguridad a tomar durante el paso de la tormenta.

El gobernador dijo que la Guardia Nacional de Florida estará preparada para actuar si se presenta alguna emergencia.

Aunque los delegados republicanos comenzaron a arribar ayer a Tampa, para iniciar su Convención Nacional, mientras miles de residentes seguían bandonando la ciudad ante la inminente llegada de Isaac.

El centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos anticipó que Isaac se convertiría en huracán de categoría 1 el domingo en su trayecto entre Cuba y la península de Florida.

Isaac se encontraba este sábado a unos 140 kilómetros al sureste de Guantánamo, con lluvias y vientos de unos 100 kilómetros por hora.

Hoy se anticipaba que la tormenta azotaría la costa oeste de Florida con lluvias y vientos de más de 105 kilómetros por hora.

Miles de residentes han abandonado la ciudad para buscar refugio temporal en los próximos días en que las escuelas y muchos trabajos deberán cancelarse.

La Convención Nacional Republicana tendrá su acto de inauguración el lunes próximo, poco después que Isaac se encuentre más próximo a Tampa, de acuerdo con pronósticos del servicio Meteorológico estadunidense.

Por su parte los manifestantes tampoco ceden. Ayer aproximadamente una docena de manifestantes amaneció en un campamento que instalaron el viernes por la noche en pleno centro de la ciudad, a la espera que de que arranque la convención.

Bill Harris, presidente de la Convención Nacional Republicana, confirmó que todo sigue sin cambios.