Cambio educativo inicia en casa

El gusto por la educación y la escuela comienza en cada hogar desde edad temprana

Guía de Regalos

Cambio educativo  inicia en casa
Apoyar la educación de sus hijos desde temprana edad, los estimulará a formarse el hábito de estudiar.
Foto: Archivo / La Opinion

Oakland – “Yo he tomado la iniciativa de enseñarle a mis dos hijos el abecedario, los colores y números básicos a partir de los dos años de edad, porque la educación comienza en casa”, afirmó Maytrella Guevara, residente de Tracy, California.

Maytrella y su esposo Luis Ángel tienen dos niños, Gianluca de dos años e Isaiah de cuatro años, quien asistirá a clases de preescolar.

“Ambos estamos pendientes de sus clases y como madre le preguntaré a las maestras sobre las lecciones de cada semana”, aseguró.

“Tratamos de hacer la enseñanza muy divertida, vamos al parque o le damos algo significativo como premio por su buen trabajo, pero lo más importante es decirle que estamos orgullosos de él”, dijo.

Maytrella considera que el sistema educativo en Estados Unidos es bueno, siempre y cuando los padres se involucren en la enseñanza.

“Tenemos que trabajar en equipo con los profesores, ya que ellos tienen un trabajo muy difícil en sus manos”, indicó.

Según Guevara, el incentivar la educación de sus hijos desde temprana edad producirá un efecto dominó y seguirán con sus estudios hasta llegar a la universidad para convertirse en profesionales.

La deserción escolar es un problema educativo que afecta al desarrollo de la sociedad y se da principalmente por falta de recursos económicos, desintegración familiar o por algunos factores pedagógicos y sociales.

El último reporte de “Nación Graduada” -un programa lanzado por el presidente Barack Obama en marzo de 2010- sobre deserción estudiantil a nivel nacional, estima que más de un millón de estudiantes de colegio no se gradúan cada año.

En la última década, la presencia de latinos ha incrementado cerca de 50% en este país, es decir que uno de cada cuatro niños en Estados Unidos es de origen hispano.

La deserción estudiantil entre este grupo étnico en 2009 fue de un 65.9%, lo cual representa más de uno de cada tres estudiantes.

La America’s Promise Alliance (Alianza de Promesa de América), propone un plan integral, en donde padres, jóvenes, educadores, organizaciones comunales, empresarios y legisladores se unan para tomar acción ante esta problemática.

Entre las recomendaciones que dan a los padres de familia se encuentran el reconocer que aunque sus hijos no puedan resolver un problema de matemáticas, tienen que decirles que creen en ellos.

Además, reconocer sus logros académicos, compartir libros, hablar sobre la importancia de la educación, salud y seguridad, adecuar un espacio para estudiar, revisar sus tareas, establecer rutinas, conectarse con otros padres para discutir ideas y éxitos.

Finalmente verificar si su hijo está asistiendo a clases todos los días durante el año y explicarles la importancia de graduarse del colegio secundario.

Lo más importante es que los padres estén conscientes de que la pasión que puedan tener sus hijos por el estudio comienza en casa.