Medicina al día: El Virus del Nilo

El brote del Virus del Nilo de este año podría ser el mayor en EEUU.

El virus del Nilo Occidental (VNO) es una enfermedad de temporada, transmitida por la picadura de mosquitos que puede ser grave, según el Centro para Control y prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés).

Tiende a aumentar en el verano, debido al calor, y continúa durante el otoño.

El brote de este año parece ser el peor desde que la enfermedad se detectó por primera vez en Estados Unidos en 1999. Texas ha sido el estado más afectado, seguido de Louisiana, Mississippi y Oklahoma, pero todos en el país debe estar alerta.

Hasta la tercera semana de agosto, el total de casos reportados ascendía a 1,118, incluyendo 41 muertes. El 56 por ciento de los casos de este año atacan el sistema nervioso, y los afectados han sufrido condiciones como encefalitis o meningitis.

La mejor forma de protegerse del VNO es evitar las picaduras de mosquitos quienes contraen la enfermedad de las aves infectadas.

Es importante que siga las recomendaciones del CDC: use repelente de insectos cada vez que esté al aire libre; si tiene que trabajar o permanecer al aire libre, use mangas y pantalones largos para proteger la mayor parte del cuerpo; elimine toda el agua estancada de alrededor de su casa, la acumulada en macetas, baldes, o cualquier otro recipiente para que no sirvan de criaderos de mosquitos. Instale rejillas o mallas en las puertas y en las ventanas para que no entren los insectos y, si es posible, manténgalas cerradas y permanezca en casa con aire acondicionado.

La mayoría de las personas infectadas tiene pocos o no tiene síntomas. El 20 por ciento que los desarrolla experimenta dolor de cabeza y en las articulaciones, fiebre, erupción o sarpullido e inflamación de las glándulas linfáticas.

Menos del uno por ciento desarrollan enfermedades neurológicas como encefalitis o meningitis. También pueden experimentar parálisis o dificultades cognitivas que pueden prolongarse años e incluso durar toda la vida.

Para no formar parte de las estadísticas, siga las recomendaciones del CDC y protéjase usted y a su familia.

Alrededor de la web