Empleo estable y seguro ‘definen’ a la clase media

Un estudio explica porqué tener una casa propia ya no entra en juego

Empleo estable y seguro ‘definen’ a la clase media
Cientos de personas asisten a una feria de empleos en busca de trabajos.
Foto: Archivo / AP

Por mucho tiempo la frase de “Más vale crédito que dinero” ayudó a crecer a una clase media que en la última década comenzó a desinflarse porque “Sin trabajo, no hay crédito”.

Una reciente encuesta realizada por el Centro de Investigación Pew revela que los tiempos en que tener una casa propia significaba ser “clase media” en Estados Unidos habrían pasado a la historia, y ahora los estadounidenses piensan que una persona debe tener un empleo estable y seguro médico para ser considerado en ese estatus económico.

En 1991, cuando la tasa de desempleo se encontraba en el 4%, la mayoría de los estadounidenses pensaba que tener una casa (70%) y dos o más autos en el garage (48%) era sinónimo de clase media -aunque tuviese una deuda por cada uno de estos- y solo un 33% consideraba relevante tener un empleo “de cuello blanco”.

Pero cuando la tasa de desempleo se mantiene alrededor del 8%, la encuesta del Pew encontró que para casi nueve de cada 10 estadounidenses tener un empleo seguro es un boleto esencial para estar en la clase media (86%), mientras que solo un 45% piensa lo mismo con relación a ser dueño de casa.

Para la clase media, la primera década de este siglo es “la década perdida” porque el crecimiento que comenzó después de la Segunda Guerra Mundial y significó que millones de trabajadores pudieran impulsar a cuatro o cinco generaciones al poder comprar una casa y enviar a sus hijos al colegio no solo se estancó, sino que sufrió un retroceso durante la pasada recesión.

“Esto refleja la incertidumbre de los últimos años en la clase media”, señala Jorge González, profesor de economía y vicepresidente de asuntos académicos del Colegio de Occidente, en Los Ángeles.

“La clase media vive de cheque a cheque, y al quedarse sin trabajo tiene problemas en pagar su casa y su auto y es más factible que pierda su estatus económico”, sostiene González, recordando que en los 90 la tasa de desempleo era baja, lo que explica que la gente se preocupara más por tener una casa que un empleo “porque perdía uno y conseguía otro”.

“Pensaban que era razonable vivir de préstamos”, dice González.

La Oficina del Censo de EEUU define un ingreso medio el de una familia de cuatro que gana por lo menos 68 mil 174 dólares. En el condado de Los Ángeles, el ingreso medio es de 55 mil 436 dólares y en California de 60 mil 883.

Un reporte dado a conocer recientemente por el California Budget Project indica que el salario medio por hora se redujo en California 4.5% entre 2006 y 2011 al ajustarse a la inflación, dejando a un californiano típico con un poder de compra en el mismo nivel que tenía en 1998.

Durante la pasada recesión, la pérdida de empleo se sintió prácticamente en todos los sectores económicos, pero donde más se concentró fue en las ocupaciones con salarios medios. Por ejemplo, en el primer trimestre de 2008 un 60% de las personas que se quedaron sin trabajo percibían salarios considerados de clase media mientras que 21% fueron de ocupaciones con salarios bajos (13.83 dólares) y casi 19% de salario alto, de acuerdo con el National Employment Law Project.

En cambio en 2010, cuando la economía comenzó a dar señales de recuperación, los nuevos empleos que se comenzaron a generar fueron principalmente de salarios bajos en industrias de ventas al por menor, preparación de alimentos, cajeros, y secretarios (3.2%), y las ocupaciones con salarios medios crecieron solo 1.2%.

González se muestra optimista y considera que eventualmente la economía empezará a generar empleos para la clase media porque así han sido los ciclos de la economía de este país.

“Ahora sabemos que es demasiado riesgoso vivir de préstamos, por lo que esos empleos formarán una clase media más precavida con sus gastos y más disciplinada en ahorros”.