Bellas a los 40 (fotos)

Son muchas las mujeres que han llegado a esta etapa de la vida y continúan siendo bellas y dinámicas.

Bellas a los 40 (fotos)
Michelle Obama.
Foto: EFE / Brian Blanco

La lista de mujeres que han alcanzado la madurez, empoderadas en todos los sentidos, es muy larga y abarca todos los ámbitos: Michelle Obama, Carolina Herrera, Jennifer López, J. K. Rowling –autora de la saga de Harry Potter-, Cameron Diaz, son solo algunos de los nombres que figuran y para quienes la edad no ha marcado un antes y un después en sus vidas: se mantienen activas, seguras, llenas de proyectos, físicamente sanas y fuertes y más aún sin tener ninguna fijación con su edad.

Llegar a los 40 se ha convertido en un verdadero terror para la mayoría de las mujeres, porque se asume de forma equivocada que marca la decadencia en todos los sentidos y representan la antesala de la vejez.

Sin embargo, visto desde cualquier perspectiva, no debes sentirte menos bella ni menos útil: se trata de un momento ideal de vida, porque como explica Blanca García, autora del libro ‘40 y más‘: “Es cuando nos damos cuenta del propio poder, no necesitamos la validación de nadie porque ya hemos construido a la mujer que deseamos ser y estamos más allá de descansar la autoestima en el físico, lo hacemos a partir de la persona que somos”.

No reconocer las glorias de la madurez puede ser el resultado de asumir el condicionamiento de la sociedad en el sentido de que todas las oportunidades están hechas para los jóvenes y que ese poder, que de forma natural se posee en esa etapa de la vida, desaparece instantáneamente en la cuarta década, lo cual no solamente es aceptado, sino hasta esperado con total resignación por las mujeres.

Al respecto la autora indica que para evitar este sentimiento de frustración, es necesario aprender a reconocerse a una misma, y esto es un trabajo constante para saber qué nos gusta, qué esperamos, si poseemos un proyecto de vida, así como los elementos que tenemos para llevarlo a cabo, porque estos son los principales aspectos que nos mantienen entusiastas, plenas y con una actitud positiva.

“Reconocernos implica descubrir también nuestro cuerpo, los sentimientos, lo que nos hace sentir cómodas, lo que deseamos o no que suceda y que permanezca en nuestro entorno, pero hay que hacerlo quitando tabúes y etiquetas, de una forma consciente para poder aceptarnos y actuar en consecuencia en los casos que sea necesario para cambiar o adaptar actitudes y mecanismos de acción”, aconseja Blanca García.

Disfrutar de la oportunidad de construirse a una misma, requiere de tiempo y dedicación para desarrollarse y atender las propias necesidades, con ello, la autoestimas se fortalece de la misma forma en que aumenta el compromiso por alcanzar la plenitud, y aunque a simple vista este concepto podría considerarse como un acto de egoísmo, la realidad es que es el principio para estar en condiciones de ofrecer bienestar a los demás.

“No podemos dar lo que no tenemos y si deseamos dar comprensión, atención y cariño a otros tenemos que empezar por una misma y cómo lo vamos a hacer si nos encargamos de ver sólo lo negativo en nuestra persona y en lo físico. Requerimos de darnos amor para después hacerlo con los demás”, explica la autora.

La edad no tiene por qué ser un motivo de frustración ni de vergüenza, sino un motivo para reconocer las capacidades, la experiencia adquirida, los logros y plantearse nuevos proyectos. Sin importar el número de años que se sumen, es un motivo de felicidad y celebración de contar con la oportunidad de disfrutar de un año más de vida.

Para ver

Sex and the city

Dirige Michael Patrick King

Estados Unidos, 2008

Colaboración de Fundación Teletón México

“El principio de la paciencia empieza por uno mismo”.

Bojorge@teleton.org.mx