‘Hugol’ cambia de juego

Sánchez ahora es muy cauteloso al hablar para evitar problemas

Más allá de la barba de candado que se ha dejado crecer, Hugo Sánchez muestra diferencias considerables en su personalidad con relación a la manera en que se expresaba y comportaba cuando inició su carrera de entrenador dirigiendo a los Pumas de la UNAM.

“El tiempo me ha enseñado a no decir cosas en público que después la prensa toma de manera equivocada y las lleva por otro lado”, señalo ayer, vía telefónica, el técnico del Pachuca.

Antes de subir al avión que trajo a los Tuzos anoche a Los Ángeles, en donde jugarán dos partidos amistosos mañana y el domingo contra el LA Blues, con motivo del receso por la Fecha FIFA, Hugo explicó las razones que lo han orillado a cambiar su forma de ser dentro y fuera de la cancha.

Con un tono más moderado en su forma de expresarse, Hugo gusta ahora de jugar a la defensiva, tanto en su trato con la prensa como en la forma de encarar los partidos.

“Un equipo se construye de la defensa hacia adelante, a nosotros nos falta ajustar nuestro ataque, necesitamos conocernos mejor para generar más oportunidades de gol”, apuntó.

Hugo advirtió que ver a un Pachuca ofensivo y espectacular no es una cuestión que se vaya a dar de un día a otro.

“Sé que hay que trabajar mucho en el aspecto ofensivo, pero para eso se requiere mucho tiempo de trabajo”, dijo Sánchez, quien aprovechará el parón de la Liga MX, por los juegos eliminatorios mundialistas, para trabajar en Los Ángeles.

¿Tienes presión por parte de la directiva de Pachuca por entregar resultados rápidos, tomando en cuenta que te armaron una plantilla muy completa?

“Yo tengo entendido que éste es un proyecto de dos o tres años, así que sobre eso me baso para entregar resultados”.

Pero estar en la Liguilla es tu objetivo en este torneo, ¿verdad?

“Ésas son de las cosas que ya no hablo públicamente, eso lo hablo en el vestidor con mis jugadores”, comentó de manera tajante.

¿Crees tener equipo para aspirar al título?

“Hay 18 equipos que están para ganar el título del futbol mexicano, nosotros somos uno de esos 18 equipos”, respondió, sin querer comprometerse a decir más.

Con este tipo de respuestas se nota que Hugo ya no está dispuesto a mantenerse en la línea de fuego para ser criticado por las declaraciones explosivas que solía hacer.

“Ustedes, la prensa, seguramente extrañan al Hugo Sánchez de antes, al que hablaba y decía cosas, pero con el paso del tiempo aprendí que hay cuestiones que me debo reservar y no hablar de ellas”, señaló.

En cuanto a la forma diferente con la que las directivas tratan a los entrenadores mexicanos y a los extranjeros en el futbol mexicano, Hugo defendió al extécnico de los Pumas.

¿Te parece injusta la salida de Joaquín del Olmo después de sólo haber dirigido seis partidos a Pumas, y que en Chivas su entrenador siga con trabajo?

“No hay manera de evaluar el trabajo de alguien en seis partidos, como le pasó a Joaquín, es imposible, los directivos mexicanos deben de aprender a tener paciencia”, dijo.

¿Existe más paciencia por parte de los directivos mexicanos hacia entrenadores extranjeros que hacia los mexicanos?

“En eso ya no me meto, eso les corresponde a ustedes, los medios de comunicación, analizarlo”, respondió.

La personalidad de Hugo al dirigir los partidos en el rectángulo aledaño a la cancha también es diferente.

Ahora el entrenador de Pachuca es menos expresivo en sus señalamientos tácticos, y ya no explota contra los árbitros ante jugadas apretadas.

“Es que los árbitros me perseguían más como entrenador que cuando era jugador, aprendí que por cualquier cosa que hiciera o dijera me expulsarían”, aseguró.

Lo único que queda del Hugo que llevó al bicampeonato a los Pumas en los Torneos Clausura y Apertura 2004 es que el Hugo de hoy sigue utilizando el mismo saco negro para expresar sus frustraciones.

“Ya la edad no me da para andar saltando, gritando y dando marometas”, dijo en tono de broma el entrenador de 54 años.

“Lo que no ha cambiado es la forma en que trato a mi saco, con él me desquito y desfogo la presión cuando nos meten goles de último minuto, como sucedió en el último partido contra Cruz Azul, aviento mi saco al piso y así es como me desahogo”, explicó.

Sobre los próximos encuentros eliminatorios de la Concacaf rumbo al Mundial 2014 de la selección, de ida y vuelta contra Costa Rica, la nueva versión de Hugo salió a relucir.

“Sobre la selección ya no hablo ni digo nada, solo le deseo mucha suerte en todos sus partidos”, enfatizó el entrenador de los Tuzos.