Ya no son niños Zac Efron, Selena Gómez y Vanessa Hudgens dejan atrás su adolescencia con nuevos filmes

Selena Gómez y Zac Efron dan un paso adelante con nuevos filmes en Venecia

Ya no son niños Zac Efron, Selena Gómez y Vanessa Hudgens dejan atrás su adolescencia con nuevos filmes
De izq. a der., Vanessa Hudgens, Selena Gómez, Rachel Korine y Ashley Benson, ayer en Venecia en el estreno de 'Spring Breakers'.
Foto: AP

VENECIA, Italia.— Zac Efron, Vanessa Hudgens y Selena Gómez pasaron ayer por Venecia con un único objetivo: el dejar atrás su imagen Disney, la que los convirtió en ídolos juveniles pero que los llevó a un encasillamiento del que huyen desesperadamente, como ya hicieron Ryan Gosling o Anne Hathaway.

“Por supuesto entiendo que Disney Channel te convierte en una especie de marca. Será un poco impactante para muchos de mis fans, pero será bueno para mí. Esto es crecer”, explicó Selena Gómez a propósito de su personaje en Spring Breakers, que, aunque comienza como una chica de valores religiosos, acaba dándose al alcohol y las drogas en esas “vacaciones de primavera” que son la pesadilla de todo padre con hijos adolescentes.

La cantante, sustituta natural en Disney Channel de Hannah Montana, reconvertida ahora en la más picante Miley Cyrus, tiene como compañera de correrías a Vanessa Hudgens, sin ropa de animadora como en High School Musical, sino con un escueto bikini y cuya travesura juvenil acaba convirtiéndola en peligrosa gángster.

“Nunca pensé que formaría parte de una película de este tipo”, reconoció ella misma ayer sobre esta película de Harmony Korine, especialista en retratar adolescencias poco complacientes, y quien le proporciona ahora escenas de sexo lesbianas y cambia su melena morena por un rubio de precoz mujer fatal.

Hace menos de una semana, Zac Efron, su antigua pareja sentimental y profesional, también le daba una buena crítica al sueño americano en At Any Price, de Ramin Bahrani, aunque lo hacía por la vía más reflexiva, buscando un calado dramático mayor a su carita de niño bueno.

Este papel de joven con ambiciones de éxito atrapado en una Iowa agrícola y amoral es un nuevo paso para Efron, que ya en el pasado Cannes había “crecido” en la polémica The Paperboy, de Lee Daniels, donde había, además enseñado algo más que sus ya famosos abdominales no tan adolescentes.

“Sé que este no es el camino fácil, pero es definitivamente el que he elegido. Películas que no me harán ganar tanto dinero, pero que me suponen un reto profesional y me abren muchos interrogantes”, explicó al presentar el filme, que opta, como Spring Breakers, al León de Oro, el principal premio del certamen.

Teniendo en cuenta que la etiqueta de Disney persiguió de por vida a actores infantiles como Matthew Garber y Karen Dotrice (los míticos Jane y Michael Banks de Mary Poppins) o a la edulcorada Haylley Mills de Pollyana, no es extraño que Efron, Hudgens y Gómez, entre otros, estén tramado su plan de escape de “la maldición Disney”.

Mientras Britney Spears rompió su angelical aspecto musicalmente con el vídeo subido de tono de I’m a Slave 4 U y, sobre todo, con su explosiva vida privada, llena de arrebatos violentos y excesos en alcohol y drogas (por no hablar de Lindsay Lohan), quizá el camino más ejemplar sea el de Ryan Gosling (Drive) y Anne Hathaway (The Dark Knight Rises).

Gosling, ahora mismo icono del cine de culto gracias a títulos como Lars and the Real Girl o, sobre todo, Drive, dejó pasar un tiempo prudencial para que su imagen de niño prodigio cantando en el Mickey Mouse Club no pesara mucho sobre sus ambiciones más “indies”.

Aunque siempre ha mantenido un pie en el cine más comercial, con películas como Crazy Stupid Love, Gosling ha optado al Oscar por Half Nelson, ha trabajado con George Clooney en The Ides of March y ha demostrado tener un buen olfato para elegir guiones, al tiempo de haber mantenido en su sitio su cuerpo envidiable. Pocos se acuerdan ya de su carrera como estrella infantil.

Anne Hathaway, por su parte, aunque siguió en el cine de la mano de la factoría Disney con esa The Princess Diaries que se convirtió en un éxito más sorpresa todavía, pronto demostró que ese patito feo se convertía en cisne en The Devil Wears Prada y, sobre todo, daba la vuelta a una carrera intrascendente con Brokeback Mountain y, sobre todo, Rachel’s Wedding, con la que llamó a las puertas del Oscar.

Tampoco se le ha dado nada mal a Justin Timberlake. Tras cantar junto a Spears, Aguilera y Gosling en el Mickey Mouse Club, formó su banda N’Sync y ahora es actor en filmes como , de la que también tuvo que acabar huyendo para comenzar una exitosa carrera como cantante en solitario que, a su vez, ha abandonado para labrarse una interesante filmografía como actor, culminada con su papel en la prestigiosa The Social Network

, donde encarnó al creador de Napster

.

Christina Aguilera, por su parte, triunfó gracias a los temas Stripped y Back to Basics.