Anciana está en riesgo de ser desalojada

La mujerestá dispuesta a defender la única propiedad que le queda, ya que hace unos años dos viviendas más le fueron despojadas al ser víctima de un fraude hipotecario.

Guía de Regalos

Anciana está en riesgo de ser desalojada
Hilda Vinals, de 93 años, ha vivido en su casa más de 60 años. Ahora está a punto de ser desalojada.
Foto: J. Emilio Flores / La Opinión

En el patio de su casa, bajo la fresca sombra del árbol de olivo que trajo de los Pirineos españoles de donde era originario su esposo, Hilda Vinals espera a que agentes del Sheriff vayan a sacarla de la vivienda en la que ha habitado por más de 60 años.

La mujer tiene 93 años de edad y toda la voluntad del mundo para defender la única propiedad que le queda, ya que hace unos años dos viviendas más le fueron despojadas al ser víctima de un fraude hipotecario.

“Yo no me voy a salir, me tendrán que sacar, no les voy a abrir la puerta, la tendrán que tumbar”, dice doña Hilda, una antigua residente de West Hollywood de origen argentino.

“Si me sacan de esta casa, me va a doler mucho no haberme dado el gusto de comer uno de esos higos”, comenta mientras apunta a la higuera que después de 15 años de haber sido plantada parece que ya dará fruto.

Doña Hilda fue una de las primera residentes que promovió la campaña de recolección de firmas para que West Hollywood se convirtiera en ciudad, donde solían reclamarle por hablar en español, ya que ahí, dice que sólo querían que se hablara ruso o inglés.

Ella fue una reconocida escultora y maestra de arte que junto con su esposo Enrique Vinals solía vender antigüedades en la avenida Melrose y Sierra Bonita.

Tan conocidos eran en la comunidad, que el actor Gregory Peck les regaló el par de árboles que dan sombra a la fachada de su casa en la avenida Greenacre.

Pero ahora vive sola, toda su familia está en España, y sólo con la ayuda del movimiento Occupy LA está dispuesta a defender su propiedad.

Desde hace diez años, cuando murió su esposo de un infarto en una calle de España, empezaron sus problemas económicos. Quiso hipotecar una de sus tres casas para trasladar a su marido, pero cayó en manos de una mafia de defraudadores hipotecarios y perdió dos viviendas. Actualmente ese caso está siendo investigado por la Oficina Federal de Investigaciones (FBI).

Luego hipotecó la casa en la que vive con Lehman Brothers, quienes le ofrecieron 140 mil dólares teniendo como garantía la vivienda, pero dice que la engañaron porque en un principio le habían ofrecido interés fijo y luego se lo cambiaron por variable.

Al poco tiempo Lehman Brothers se fue a la quiebra y el prestamista, Aurora Loan Services, le negó modificaciones de préstamos a pesar de que la propiedad, que había sido valuada en un millón de dólares, cayó a un valor de $450,000, y la tasa de interés subió a 7.5%.

Suzzana O’Keeffe, activista de Occupy LA Fight Foreclosure, ha revisado la documentación que está propiciando el embargo hipotecario, pero asegura que existen muchas inconsistencias que prueban que se trata de una fraude más.

La señora Vinals, indicó, se declaró en bancarrota, pero no le respetaron el recurso y en menos de una hora Aurora Loan Services puso la casa en venta rápida o short sale.

A parte de que muchas fechas en los documentos no cuadran, señaló O’Keeffe, también se ha detectado que fue víctima del llamado “robo-signing”, que es la práctica de los bancos de firmar documentos sin revisarlos.

Además, se descubrió un supuesto préstamo por $750,000 que a través de Mortgage Electronic Registration Services le están tratando de cobrar.

La Opinión trató de localizar a un representante de Aurora Loan Services, pero al cierre de esta edición no fue posible.

Mientras tanto doña Hilda permanece bajo esa sombra que la ha cobijado 60 años y esperando que la higuera y su lucha, den frutos.