Los migrantes se hicieron escuchar

"Creo que nuestra comunidad debe de tener ahora más cuidado y cuidarse de no cometer infracciones de tráfico, especialmente aquellos que no cuentan con un estatus migratorio en regla", dijo la activista.

Guía de Regalos

CHARLOTTE, Carolina del Norte.- Benita Veliz, una joven indocumentada y “soñadora” trajo a la palestra nacional la situación de millones de jóvenes como ella al aparecer ayer en el podio de la Convención Nacional Demócrata en horario estelar y declarar “me siento tan estadounidense como mis amigos y vecinos, pero he vivido casi toda mi vida sabiendo que podía ser deportada”.

La joven de 27 años, originaria de México pero quien vino con sus padres cuando tenía 8 años para crecer y educarse en Texas, agradeció públicamente al presidente Barack Obama el haber impulsado la Ley de Acción Diferida.

“El presidente Obama peleó por el Dream Act para ayudar a personas como yo. Cuando el Congreso se rehusó aprobarlo, el tomó una medida que permitirá que personas como yo puedan solicitarla, quedarnos en nuestro país y contribuir”, dijo Veliz. “Seguiremos peleando por la reforma, pero entretanto, podremos trabajar, estudiar y perseguir el sueño americano”.

Velez dio paso a la presentadora cubano americana Cristina Saralegui, quien pronunció un discurso populista, y muy bien recibido en la arena, alegando que “la promesa de Estados Unidos está en peligro” si Mitt Romney gana las elecciones y criticando sus planes económicos, alegando que aumentará impuestos para las familias de clase media y los “cortará para los más ricos, cortando educación y becas, y convertirá a Medicare, de una garantía, en una libreta de cupones”.

Cristina, como es popularmente conocida, puso en pie a la audiencia con frases en español como “pa´tras ni pa coger impulso, palante palante” y “si se puede” y guardó sus críticas más intensas para las posturas migratorias del candidato republicano y la plataforma de su partido sobre el tema.

“Sus ideas son extremas. Esto si me sacó de onda, él dice que debemos hacer la vida tan difícil a once millones de personas que se auto deportarán y que la ley de inmigración sería un modelo para el país”, dijo la presentadora, logrando un sonoro abucheo de la audiencia para estas ideas del republicano. “Hasta convirtió al arquitecto de esa terrible ley un asesor de su campaña. No protesten, voten!”

Saralegui instó a los latinos, (“mi gente”) a que participen en esta elección, se registren y voten.

“Les pido que me acompañen. Muchos venimos de países donde no se cuentan los votos o se cuentan mal. Aquí, los latinos tenemos una voz poderosa, si es que la usamos”.

Benita y Cristina fueron precedidas por un video en el que el presidente BArack Obama describió haber recibido muchas cartas de jóvenes indocumentados o “dreamers” que le contaban sus historias y le pedían ayuda.

“Mientras sea presidente, no dejaré de insistir en este tema, no sólo por la contribución que estos jóvenes pueden hacer a la economía, a nuestro país sino porque es lo correcto”, promete Obama en el video.

Varios oradores anteriores a Velez y Saralegui mencionaron a los dreamers y la necesidad de reforma migratoria. Uno de los primeros oradores de la noche fue el congresista Luis Gutierrez, quien en su discurso elogió a Obama por impulsar el proceso de acción diferida para los dreamers y mencionando la necesidad de una reforma migratoria integral y las historias de familias separadas por la ley.

“Esto no está bien. Nuestro sistema migratorio roto crea historias como esta todos los días. Gente buena, separada a la fuerza, se les impide trabajar, pagar impuestos o servir en nuestras fuerzas armadas para mantenernos seguros a todos”, dijo Gutierrez.

El caso de deportación que pendía sobre Benita Veliz se cerró administrativamente en noviembre pasado, y la joven aún está en espera de que culmine su proceso de acción diferida, y aún no tiene un permiso de trabajo.

Es la primera vez que un indocumentado hablará en el pleno de una convención política.