Disciplinan a agentes del Sheriff

Despiden a sesenta oficiales por mala conducta y abusos

Sesenta agentes del Sheriff fueron despedidos en el último año por abuso de poder o por mala conducta durante o después de horas de trabajo, detalla el informe de la Oficina Independiente de Evaluación (OIR), que investiga al Departamento del Sheriff del Condado de Los Ángeles.

En el informe más extenso que esta oficina ha preparado desde que inició su trabajo hace doce años, se documentan incidentes como la pelea entre oficiales del sheriff que se emborracharon durante la fiesta de Navidad y se agarraron a puñetazos.

Michael Gennaco, director de OIR, dijo que la mayoría de las 30 recomendaciones que constan en el reporte, ya han sido acatadas o están en proceso.

“Es muy bueno que los oficiales envueltos en abusos o mala conducta fueron despedidos”, dio Gennaco, agregando que una gran parte de los agentes despedidos formaban parte de una promoción de estudiantes de la academia de policía que graduó a unos mil agentes en un solo período. Esto sucedió entre el 2006-2007. En promedio la academia gradúa entre 40 a 60 agentes del sheriff.

“El despido de estos agentes envía el mensaje que no se tolerarán malas conductas y que el Sheriff ha eliminado de sus fuerzas a agentes que no merecen estar ahí”, agregó Gennaco.

También, se han reducido los incidentes de agentes embriagados durante horas de trabajo, así como los casos de agentes fuera de servicio que tienen comportamientos no adecuados.

Entre los avances más significativos también está la disminución de violencia y de reportes de casos de abusos en contra de agentes del sheriff procedentes de los presos en la cárcel central.

Gennaco recordó que cuando inició su trabajo de vigilancia de las acciones de este departamento, había presos que se mataban unos a otros por condiciones de hacinamiento o que eran víctimas de abusos de autoridad.

“El problema aún continúa en las torres gemelas (twin towers, en el centro de Los Ángeles)… entendemos que es un edificio viejo que no fue construido pensando en que habría necesidad de instalar cámaras. Ahora este edificio cuenta con las cámaras, pero aún no están funcionando”, dijo Gennaco.

Otras malas conductas que han sido subsanadas son: despido de un agente que violó los procedimientos al tener relaciones inapropiadas con un prisionero; un agente que resultó positivo en una prueba para detectar esteroides; un agente que no cooperó con las investigaciones que trataban de esclarecer un crimen; y, un agente que formaba parte de una pandilla.

“Los incidentes de balaceras que involucran a agentes del Sheriff disminuyó en el 2011, así como los incidentes en los que el sospechoso no tenía armas. Estos son quizás los más problemáticos… cada uno de las balaceras tiene que ser analizadas para ver si se siguieron los procedimientos policiales. Cada una es diferente”, aseveró Gennaco, quien considera que un mejor entrenamiento los oficiales pueden mejorar su desempeño cuando se trata de sospechosos con armas o que aparentan estar armados.

El director de OIR dijo que aunque se han despedido a custodios de las cárceles que proveían droga a los reos, estos casos aún se siguen dando y dijo que hay que hacer lo posible por identificar a los agentes que continúan cometiendo este tipo de delitos, y no sólo despedirlos, sino también enjuiciarlos.

De los 60 oficiales despedidos, unos cinco han sido llevados ante la justicia acusados de diferentes delitos.

Steve Whitmore, portavoz del Sheriff Lee Baca y quien estuvo disponible para responder preguntas sobre el informe, dijo que Baca creó la Oficina Independiente de Evaluación y la conformó con seis abogados especializados en derechos civiles para que con ojos críticos se analizaran los problemas al interior del Departamento del Sheriff.

“A él (Sheriff Baca) sí le importa. Él está abriendo las puertas del departamento para que los incidentes sean investigados y se logren cambios concretos”, dijo Whitmore.

Whitmore aseveró que el departamento ha acatado las recomendaciones, pero dijo que las sugerencias que aún no están funcionando, se debe a falta de dinero.

Sobre los despidos, Whitmore dijo que envían un fuerte mensaje a los oficiales de que la mala conducta no será tolerada bajo ninguna circunstancia.