El reto de convivir con un hijo con cáncer

Es muy importante que en las familias que enfrentan este padecimiento, tanto padres como hijos aprendan a manejar sus emociones y conozcan las características del cáncer.
Sigue a La Opinión en Facebook
El reto de convivir con un hijo con cáncer
Tener un hijo con cáncer es un reto que las familias deben aprender a enfrentar.
Foto: Suministrada

Para los padres no siempre es claro el modo adecuado en el que deben acompañar emocionalmente a su hijo enfermo de cáncer, cuando atraviesa por un tratamiento contra el cáncer.

Es preciso que los padres reciban a apoyo y asesoría por parte de un psico-oncólogo para hacer frente al sentimiento desagradable que se produce cuando las expectativas de una persona no se ven satisfechas, al no conseguir lo más anhelado que en este caso es la salud.

La posibilidad de que la familia exprese y maneje sus propios sentimientos aumenta la fortaleza de su capacidad para hacer frente a las decisiones que habrán de tomar a lo largo de la enfermedad, así como la reacción emocional ante la idea de recaída y sus complicaciones. Además, es importante comentar que lo traumático del tratamiento puede deteriorar la cantidad de energía y esfuerzo emocional que invierten para conseguir avances.

Los padres pueden organizarse con el resto de la familia con el fin de transmitirle a su hijo la elaboración de sus propios sentimientos y así, hacer que se sienta más seguro y con mayor control sobre el problema que enfrenta, situación que fortalece la adaptación y la contención emocional ante el tratamiento.

No sólo los padres, también el resto de la familia puede tener algunas dudas alrededor del manejo de la frustración y ansiedad que experimenten los pequeños cuando se someten a tratamientos quirúrgicos. Tener que entrar al quirófano, a los pequeños les puede provocar reacciones como aprehensión y miedo al dolor, así como tener en forma de pensamiento mágico, la ilusión de una franca recuperación después de la cirugía.

Cuando se les da aviso de la cirugía, que serían operados pueden presentarse cambios de conducta y emociones debido a que esperan que se cumpla el deseo que muchas personas tienen y les manifiestan de “todo saldrá bien”.

Tienen miedo a morir en el quirófano o por la anestesia, y esto dependerá de las diferentes estrategias de afrontamiento con que cuente para resolver la situación y aceptar la cirugía.

Por lo regular, lo más recomendable es preparar al paciente y a la familia con varios días de anticipación para favorecer un adecuado ajuste y disminuir la presencia de alteraciones psicofisiológicas, y plantear claramente la expectativa, para que al resultado final no se sienta frustración o engaño por no haber comprendido bien lo que se hace y no lo que se espera.

Por otro lado, los padres pueden presentan emociones como enojo, derrota, regresión emocional, trastorno depresivo, pánico y ansiedad generalizada, así como que tengan un mayor número de ideas de muerte.

Por lo que ante una recaída o complicación por infección u otro problema como la toxicidad de la medicación, es muy importante permitirle al paciente y su familia estar a solas (si así lo desea), y alentarlo a que exprese la confusión y lo complejo de sus sentimientos, ante la nueva estrategia de tratamiento y sobre todo comprender correctamente la verdad de su condición.

Es muy importante que tanto el pequeño con cáncer como la familia reconozcan lo que les provoca todo el proceso, además:

• Soliciten información a los expertos.

• Aclaren dudas para que así eviten alimentar falsas creencias y miedos.

• Busquen ayuda psicológica profesional.

Es vital que los padres hagan un buen manejo de la frustración a fin de que con el apoyo del cuerpo médico, su hijo tenga una adecuada respuesta ante todo lo que enfrentará como tratamientos, cambio de estilo de vida y cuidados, y así se logre enfrentar de mejor forma la lucha contra el cáncer.

*José Méndez es coordinador del servicio de Psicooncología, Instituto Nacional de Pediatría (INP).

Colaboración de Fundación Teletón México.

“El principio de ser paciente es empezar con uno mismo”.

Bojorge@teleton.org.mx