Escándalo en ejército chileno por gays y testigos de Jehová

Tras publicación de un documento, oficiales desmienten que estas personas no puedan ser aceptadas en la milicia
Escándalo en ejército chileno por gays y testigos de Jehová
La comunidad gay chilena ha luchado mucho contra el discrimen.
Foto: Archivo

Santiago de Chile, 07 sep – Revuelo provocó hoy la difusión de un instructivo elaborado por el Ejército de Chile que exigía una serie de parámetros a la hora de la selección de personal.

El documento indicaba tener especial preocupación en el reclutamiento de “ciudadanos más idóneos moral e intelectualmente capacitados, debiendo excluir aquellos que presenten problemas de salud física, mental, socioeconómica, delictuales, consumidores de drogas, homosexuales, objetores de conciencia y testigos de Jehová”.

El texto fue firmado por el general de la Primera División del Ejército, Cristián Chateau Magalhaes, el 20 de febrero de 2012, en Antofagasta. El documento llamaba a tener un sistema de reclutamiento muy minucioso.

El general Chateau señaló que el oficio se elaboró “en el contexto de las políticas para la selección y acuartelamiento del contingente. El espíritu que lleva a generar este documento es establecer ciertas disposiciones de seguridad para poder realizar ese proceso de selección y, más que nada, orientar a esas comisiones de selección”.

El procedimiento fue “rechazado categóricamente” por el Ministerio de Defensa, a través de una declaración pública.

Allí se considera “inaceptables los términos y contenidos de la disposición interna relativa a los procedimientos de selección de contingente para el servicio militar emanada de la Comandancia de la I División de Ejército”.

Por lo mismo, la secretaría de Estado informó que se ordenó al Comandante en Jefe del Ejército, general Juan Miguel Fuente-Alba, “la revisión inmediata de toda la normativa institucional, a fin de proceder a la derogación formal y orgánica de toda disposición, instrucción o regla que no se ajuste a lo dispuesto en la Ley N°20.609, publicada el 24 de julio del presente año”.

“Quiero que el pueblo chileno tenga confianza en el Ejército, y quiero que tengan la certeza de que en el Ejército no hay discriminación de ninguna naturaleza”, declaró Fuente-Alba.

“Deseo ser muy enfático: como comandante en Jefe del Ejército rechazo en forma categórica cualquier documento, disposición, regulación o instrucción interna en la que se discrimine arbitrariamente a cualquiera persona integrante de la institución”, dijo el uniformado.

“Un eje central en la política y el concepto de mando de este comandante en Jefe es el respeto a la dignidad de la persona humana. Por lo tanto, nada más lejano a mi política de mando una disposición interna del carácter que hemos conocido”, añadió el general, quien entregó sus “más sinceras disculpas a cualquier persona que se hubiere sentido afectada en su conciencia por expresiones tan desafortunadas como las que se han colocado en un documento interno de Ejército”.

Consultado respecto de si habrá sanciones por este caso, el general indicó que tras conocer esta denuncia ha estado “haciendo averiguaciones y voy a aplicar todas las medidas administrativas y disciplinarias que estén en mis atribuciones”.

“El Ejército es de todos los chilenos. En consecuencia, ninguna política del Ejército puede ser contraria a esa condición”, finalizó Fuente-Alba.

Cristián Chateau es general de brigada hace menos de un año: ascendió al cargo el 1 de noviembre de 2011.

El instructivo generó críticas en variadas organizaciones sociales.