Pide acción al Congreso

Sigue a La Opinión en Facebook
Pide acción al Congreso
Barack y Michelle Obama saludan a un grupo de seguidores en un evento de campaña realizado ayer en Portsmouth, Nuevo Hampshire.
Foto: AP

Washington, DC/EFE – El presidente Barack Obama urgió ayer nuevamente al Congreso a que apoye sus planes de creación de empleo y de reducción del déficit, algo que, si no se acuerda, obligaría a fuertes recortes presupuestarios automáticos.

En un evento de campaña en Portsmouth, estado de Nuevo Hampshire, el presidente aseguró, al día siguiente de la clausura de la Convención Nacional Demócrata, que todavía hay tiempo de hacer algo por el empleo, a pesar de la campaña electoral.

“Si los republicanos se toman en serio el desempleo, podríamos crear un millón de nuevos puestos de trabajo ahora mismo si el Congreso aprobara el plan de empleo que les envié hace un año”, dijo Obama, que ayer fue confirmado por su partido como candidato a la reelección.

Asimismo dijo que “la deuda y el déficit son un problema real a medio y largo plazo”, y urgió a los miembros del Congreso, en especial a la oposición republicana, a que se pongan manos a la obra a partir de la semana próxima, cuando comenzará el período normal de sesiones.

El Gobierno confirmó ayer que enviará la semana próxima su informe en el que detallará cómo se ejecutarían los recortes automáticos al presupuesto, una medida prevista para el caso de que no se produzca un acuerdo entre los dos partidos antes de finales de año sobre la reducción del déficit.

En el avión presidencial Air Force One, en el que Obama se desplazó desde la Convención Demócrata recién clausurada en Charlotte a Nuevo Hampshire, el portavoz Jay Carney aseguró que a finales de la semana próxima el Gobierno detallará cómo se implementarían los temidos primeros recortes presupuestarios por valor de 109,000 millones de dólares.

Esa reducción del gasto obligatoria está prevista para el 2 de enero del año próximo dentro del acuerdo que el Congreso alcanzó en el verano de 2011 y que permitió aumentar, en el último minuto, el techo de endeudamiento del país.

Los recortes automáticos fueron introducidos en el acuerdo con la esperanza de que esa medida extrema incitara a republicanos y demócratas a llegar a un compromiso sobre la manera de reducir el déficit.

El compromiso no fue posible y los recortes automáticos tendrán que aplicarse, aunque todos los expertos coinciden en que tendrán un efecto muy negativo sobre la débil recuperación económica.

El informe de la Casa Blanca al Congreso sobre estos primeros recortes se esperaba ayer, pero habrá que esperar una semana más para conocer datos sobre qué partidas, programas y ramas de la administración se verán afectadas.

La economía se enfrenta también al peligro de un aumento de los impuestos a principios del próximo año, porque expiran las rebajas impositivas vigentes desde el mandato de George W. Bush.