Si piensas como pobre, lo serás

¿Cuál es el secreto de la riqueza y la abundancia? La respuesta a esa pregunta tan filosófica es muy simple es: El punto de partida del éxito es el deseo ardiente de alcanzarlo y el coraje de hacer lo necesario para llegar a él.

Si en realidad esa es la verdad, ¿entonces por qué existen tantas personas que no llegan a la abundancia cuando dicen que ellas también lo desean? Pues porque la persona que piensa como pobre, lo será -y quién piensa como rico, será rico-.

Hace muchos años se llevó a cabo un estudio con 100 personas cuando tenían 25 años de edad. La pregunta que le hicieron a cada una de ellas fue si pensaban que iban a tener éxito en la vida. Todas dijeron que sí. Pero cuando regresaron al mismo grupo, cuando tenían 65 años, se documentó que de las que aún vivían una era rica, cuatro tenían libertad financiera, cinco seguían trabajando para subsistir y 54 estaban al borde de la pobreza.

¿Qué había sucedido a través del tiempo que solo el 5% de las 100 personas de este estudio llegaron a tener éxito en sus finanzas? ¿Suerte? ¡No! Lo que sucedió fue que esas cinco personas tuvieron el coraje de alcanzar el éxito que ansiaban. Las otras 95 tenían lo opuesto al coraje y la valentía. Y no se trataba de miedo, sino de conformidad.

La característica más común entre los fracasados fue que creían que su vida se definía según sus circunstancias. Se sentían limitados por el estado de la economía, el gobierno, su familia, su falta de recursos y otros factores fuera del control de cada uno de ellos. Por otro lado, el grupo que llegó a alcanzar riqueza tomó la responsabilidad de crear sus propias circunstancias, concentrándose en las oportunidades que se presentaban aún dentro de sus derrotas.

Tu mente es como un campo fértil, y lo que siembres o no siembres en él determinará la cosecha que recibas. Si no la alimentas con pensamientos positivos el vacío creado se llenará de negatividad equivalente a las malas hierbas. Esa es la ley de la atracción. Todo comienza con tus pensamientos. Cada uno de nosotros atrae aquello en lo cual pensamos y en lo que nos concentramos más. Si nos concentramos en la escasez y la miseria, recibiremos más miseria y escasez. Pero si celebramos nuestros buenos pensamientos, atraeremos mejores cosas a nuestras vidas.

Si se han escrito centenares de libros acerca del secreto del éxito, la ley de la atracción y el lado espiritual de la abundancia, es porque todo eso funciona. Léelos y aplica sus lecciones.

Tú tienes todo el control de lo que siembras en tu mente. Asegúrate de que sea algo positivo y créelo con pasión. Si lo haces, verás qué buenas cosas comienzan a manisfestarse en tu vida.

En mi vida profesional he visto miles de personas que han aprendido las estrategias necesarias para hacer dinero, cuándo y dónde invertir, cómo manejar su dinero… pero no han creído dentro de sí que lo iban a alcanzar, ni que se lo merecían. ¡Ellos mismos saboteaban su propio éxito!

Tu mente es como una poderosa computadora y tú eres su programador. Tú puedes crear cualquier cosa que quieras para ti. Convierte el día de hoy en el primer día de tu éxito personal. Saboréalo con fe y pasión, y se te hará realidad.