Un alto a las chárters

Un miembro de la Junta Escolar de LAUSD planea presentar una medida esta semana para que el distrito deje de aprobar las escuelas chárters hasta que pueda aprobar un nuevo sistema para evaluarlas.

Guía de Regalos

Un alto a las chárters
Las escuelas chárters de Los Ángeles tienen impacto directo sobre la población latina de LAUSD. En la foto una clase de la escuela Stern MASS en Los Ángeles en 2009.
Foto: Archivo

La comunidad de escuelas chárters en Los Ángeles se encuentra preocupada por la resolución que será presentada mañana el martes en la reunión de la Junta Escolar del LAUSD y en la que su autor, el miembro de la junta Steve Zimmer, sugiere detener el proceso de aprobación de nuevas chárters hasta que el distrito establezca un sistema de infraestructura que le permita evaluar mejor ese tipo de escuelas independientes.

“Esto no es un moratoria para escuelas chárters. Pero tenemos que detenernos por un momento y saber si estamos ofreciendo la guía y la supervisión necesaria”, enfatizó Zimmer la semana pasada. “El sistema de chárters es ya el cuarto distrito más grande en el estado”, subrayó al apuntar las 232 escuelas de ese tipo en el distrito, a las que asisten un total de 110,000 estudiantes.

Las chárters han tenido un crecimiento de más de 40% en los últimos cinco años en California, donde un total de 412,000 estudiantes asisten a unas 980 escuelas chárters.

Esto es resultado de “la alta demanda de chárters en vecindarios donde las escuelas han sido desfavorecidas por el distrito”, dijo Corri Ravare, directora regional en Los Ángeles de la Asociación de Escuelas Chárters de California (CCSA, por sus siglas en inglés), quien aseguró que el verdadero número de estudiantes que asisten a chárters en Los Ángeles es de 82,000. La resolución de Zimmer es “inapropiada y probablemente ilegal”, dijo.

La CCSA envió una carta al equipo legal del LAUSD el pasado viernes, en la que indica su oposición rotunda a la resolución, ya que destacó que la petición de un permiso para cualquier escuela chárter es siempre “urgente”, considerando que estas escuelas en Los Ángeles tienen una lista de espera de por lo menos 10,000 estudiantes.

La comunidad latina y de bajos recursos ha sido una de las más impactadas por la expansión de las escuelas chárters en Los Ángeles. Algunas de ellas incluso se han enfocado en atender primordialmente a estudiantes aprendices de inglés (EL). Tal es el caso de Alliance, una organización de 21 escuelas chárters en el área de Los Angeles, a las que asisten más de un 90% de estudiantes de origen hispano.

“Una buena escuela puede ser una tradicional o una chárter y los padres deben de tener esa oportunidad de elegir. Esta resolución les está quitando ese derecho a los padres”, dijo Judy Burton, CEO de Alliance College-Ready Public Schools.

“Espero que la resolución no pase y que la junta escolar del LAUSD escuche las voces de los padres de los niños a los que sirve”.

“Nuestra obligación como entidad autorizadora es tener regulaciones visibles establecidas. Así que me parece que esta resolución es razonable”, sostuvo Zimmer por su parte. “Es muy importante asegurarnos que no solo unos, sino todos los padres tengan acceso a elegir la mejor opción para sus hijos sin afectar a los que se quedan en el sistema”.

En su resolución, Zimmer destaca que la población estudiantil de las chárters en el LAUSD representa el 14.5% de la matrícula total del distrito. En el distrito escolar de Pasadena las chárters representan solo el 5% mientras que en el Rancho Unified School District de Pico Rivera no hay ni una sola escuela chárter.

La resolución también reconoce que la Junta Escolar del distrito, la única entidad con poder de autorizar permisos a nuevas chárters, solo puede reunirse unas nueve veces al año para pasar menos de cinco minutos en la revisión de cada solicitud.

Entre otras cosas, la resolución de Zimmer propone que las escuelas chárter autorizadas por el LAUSD usen el sistema de datos ISIS a partir del 1 de enero, ya que de acuerdo con el distrito solo siete de las 232 chárters en el distrito usan este sistema de información que sirve para evaluar el desempeño de estas. Pero Ravare calificó dicho sistema como “obsoleto”.

La resolución pide que el superintendente del distrito presente dentro de 90 días un plan que indique cómo el distrito y las chárter pueden compartir modelos de instrucción y de gobernabilidad exitosos. Y que resuelva el “daño” que sufren los planteles que tienen que compartirse bajo la Proposición 39.