Agricultores de Florida protestan contra restaurantes Chipotle

Trabajadores exigen a la cadena de restaurantes Chipotle Mexican Grill que respete la dignidad y derechos de quienes cultivan los productos que compran

Chicago – La Coalición de Trabajadores de Immokalee (CIW) anunció ayer que realizará una protesta en demanda de mejoras salariales y laborales para los trabajadores agrícolas durante el festival “Cultivate”, que organiza la cadena Chipotle Mexican Grill.

El vocero de la CIW, Leonel Pérez, dijo que en la protesta participarán trabajadores agrícolas de Florida y diversos aliados en el festival que se llevará a cabo el próximo 15 de septiembre en Chicago.

Indicó que la cadena de restaurantes Chipotle Mexican Grill promociona sus establecimientos bajo el lema “comida con integridad”, sin embargo elude comprometerse con el respeto a la dignidad y derechos de quienes cultivan los productos que compran.

“Estamos haciendo un llamando a Chipotle para que se comprometa con el Programa de Comida Justa, el cual está formado por trabajadores agrícolas, productores de tomate de Florida“, dijo.

Además, el programa lo conforman “diez de los compradores de comida líderes del mercado, incluidas grandes corporaciones de comida rápida como Subway, McDonald’s, y Burger King”, informó.

Pérez aseveró que este programa es el primero que existe de responsabilidad social en la agricultura estadounidense y garantiza tanto los derechos humanos de los trabajadores agrícolas como los intereses a largo plazo de la industria de tomate de Florida.

A través de ese programa se busca “mejorar los sueldos (de los trabajadores agrícolas) y las condiciones de trabajo, como el acceso a la sombra, el derecho a denunciar los abusos sin miedo, formar comités de salud y seguridad en los campos”, expuso.

Además de “pólizas de cero tolerancia para el trabajo forzado, y un aumento salarial financiado por un precio premio de un centavo por libra pagado por las corporaciones participantes”, precisó.

El vocero de la CIW agregó que el próximo sábado más de 400 personas organizadas en turnos estarán frente a las puertas del festival, que se realizará en el Parque Lincoln, en el norte de la ciudad de Chicago.

Los trabajadores agrícolas presentarán una serie de eventos musicales, así como de teatro y danza, además de repartir volantes y otras acciones “sorpresa”, añadió Pérez.

Mientras, Gerardo Reyes, integrante de CIW, dijo que Chipotle Mexican Grill ha rechazado por años firmar un acuerdo con el Programa de Comida Justa.

También evita la obligación de dejar de comprar tomates de las granjas donde se violan los derechos humanos de los trabajadores, “quienes enfrentamos sueldos de pobreza y abusos todos los días en los campos, pero no tenemos importancia en el plan de esa compañía”, aseveró.

Reyes añadió que bajo ese plan, la empresa dice tener su propio código de conducta y decide si se necesita algún cambio.

Situación que “no es creíble porque garantizar ese respeto es un elemento esencial de responsabilidad social y eso está en los acuerdos que hemos logrado con los otros líderes de comida rápida”, señaló.

Agregó que los grandes representantes de la industria alimentaria que participan en el programa en fecha reciente se comprometieron al aumento de pago de un centavo de dólar por libra de tomate que compran a los productores de Florida.

Además, apoyan un código de conducta estricto, un sistema cooperativo para resolver quejas, un programa de salud y seguridad, y un proceso de educación popular de trabajador-a-trabajador.

“Pero Chipotle sigue rechazando participar en la transformación del trabajo agrícola que se busca con este acuerdo con la CIW y los productores de Florida”, según Reyes.

Chipotle Mexican Grill, que tiene más de 1,250 locales de comida rápida en Estados Unidos y un ingreso promedio de tres mil millones de dólares, basa su promoción asegurando que los ingredientes que usa “son cultivados y transportados sin explotar a las personas que realizan ese trabajo”.

CIW es una organización de más de cuatro 1,500 trabajadores agrícolas de base comunitaria con sede en Immokalee, Florida.

Con su “Campaña por Comida Justa” mantiene el apoyo de los líderes de la industria alimentaria, que utilizan su poder de compra para exigir normas laborales más humanas de sus proveedores de tomate de ese estado.