Justicia de Chile reafirma suicidio Justicia de Chile reafirma suicidio de Allende

Determina que el expresidente se quitó la vida por temor a las fuerzas de Augusto Pinochet

Justicia de Chile reafirma suicidio Justicia de Chile reafirma suicidio de Allende
Soldados y bomberos transportaban el cuerpo sin vida del mandatario chileno Salvador Allende.
Foto: Archivo AP

SANTIAGO DE CHILE.- La Corte de Apelaciones de Santiago confirmó ayer el cierre de la investigación judicial por la muerte durante el golpe militar del 11 de septiembre de 1973 del presidente Salvador Allende y reafirmó así que el mandatario se quitó la vida para evitar caer en manos de los militares golpistas encabezados por Augusto Pinochet.

La tercera sala del tribunal en fallo unánime confirmó la resolución en diciembre del año pasado del cierre del caso por parte del magistrado Mario Carroza tras pericias forenses que incluyeron una nueva autopsia al mandatario en la que participaron expertos extranjeros.

Un abogado en representación de un movimiento socialista había solicitado nuevas diligencias, las que fueron rechazadas, y se confirmó así el cierre definitivo de la investigación.

Allende decidió quitarse la vida con una subametralladora que le había regalado su amigo, el entonces gobernante cubano Fidel Castro, cuando la resistencia que encabezó con un pequeño grupo de partidarios se hizo insostenible y el palacio de gobierno de La Moneda ardía en llamas, producto del bombardeo aéreo.

Aunque con menor virulencia que en años anteriores, el aniversario del golpe estuvo marcado por disturbios y vigilias en torno del monumento al exmandatario. Fogatas en algunos suburbios y enfrentamientos con la policía se registraron durante la noche del lunes y la madrugada de ayer martes, los más violentos en la vecina localidad de San Bernardo, donde un grupo intentó atacar una comisaría.Por la mañana un grupo de encapuchados ocupó un liceo y luego interrumpió el tránsito en una concurrida avenida en Santiago. La policía antimotines los desalojó y detuvo a 10 de ellos.

En los días previos también se registraron incidentes, pero habitualmente los desmanes más serios se producen la noche del 11. El domingo una vigilia en el memorial ubicado en el cementerio general que recuerda a las tres mil víctimas de la dictadura de Pinochet (1973-1990), concluyó con disturbios provocados por encapuchados.

Varias universidades suspendieron sus actividades para evitar que grupos radicales promovieran protestas y desmanes.

El ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, informó que también se registraron protestas en algunas ciudades del interior y expresó su deseo de que los desmanes “no sean algo que crezca”.

“La gente que sufre esta violencia no tiene nada que ver con lo ocurrido el 11 de septiembre de 1973”, manifestó el ministro.

Grupos políticos izquierdistas y organizaciones humanitarias realizaron durante toda la mañana del martes homenajes en el monumento a Allende erigido frente a la sede de gobierno de La Moneda.

Entre los grupos que acudieron a rendir homenaje a Allende estuvo una delegación de su Partido Socialista, entre cuyos dirigentes se encuentra la hija del fallecido jefe de Estado, la senadora Isabel Allende.

Lorena Pizarro, presidenta de la agrupación de familiares de detenidos desaparecidos, dijo que a pesar de las casi cuatro décadas que han transcurrido desde el golpe militar no se puede hablar de un cierre de los procesos por violaciones a los derechos humanos.

“La memoria es fundamental para que todos tengamos conciencia de ese nunca más. Falta porque los violadores de los derechos humanos no pueden morirse en la impunidad”, dijo.

Pinochet falleció en 2006 sin ser condenado por los excesos cometidos ni por las acusaciones de enriquecimiento ilícito por las que estuvo temporalmente bajo arresto domiciliario.

Unos 200 militares han sido juzgados y condenados por violaciones a los derechos humanos, entre ellos el jefe de la temida policía secreta de Pinochet, el ex general Manuel Contreras, quien purga varias condenas a presidio perpetuo.

Entre 1990 y 2009 el aniversario del golpe era conmemorado también en la sede de gobierno por parte de las autoridades centroizquierdistas. Pero desde el triunfo en 2010 de la alianza derechista del presidente Sebastián Piñera no se realizan ceremonias oficiales.