Los colegios comunitarios

Es necesario reforzar la consejería al alumnado para que funcione el cambio

La crisis fiscal de California está obligando a realizar grandes cambios en la educación, especialmente en el sistema de Colegios Comunitarios. Ahora estas escuelas se enfocarán en los estudiantes que tienen planes y metas académicas.

La Junta de Directores del sistema aprobó dar prioridad a los alumnos que buscan obtener un título o la transferencia a una universidad de cuatro años. De esta manera se deja de lado el amplio concepto de educación para todos los californianos que por muchas décadas caracterizó a este sistema.

Creemos en principio que es una decisión razonable tener que limitar el alcance del sistema, enfocándolo en un grupo de estudiantes ante un problema fiscal que desde 2008 ha reducido en 809 millones de dolares los fondos estatales.

Al mismo tiempo, el proyecto de ley SB1456 -que espera la firma del gobernador- implementa otros aspectos de la reforma iniciada por la Junta. En especial, elimina el costo de inscripción por unidad a los estudiantes de bajos recursos si presentan un plan de estudios claro y definido.

Nos preocupa el énfasis en que el estudiante deba demostrar sus planes de estudios detallados para poder continuar o ser eximido de los costos. No porque no sea necesario, que sí lo es, sino porque no hay suficientes consejeros disponibles como para los alumnos.

Tanto lo aprobado por la Junta, como la SB1456, exigen a los estudiantes sin garantizarle los recursos para poder cumplir. No hay más dinero disponible para aumentar la cantidad de consejeros, sino que cuenta con reacomodos de fondos y expectativas futuras inciertas.

Es lógico que se quiera reformar el sistema para favorecer a los estudiantes, pero es muy posible que también perjudique a los de menores ingresos que no están familiarizados para navegar en el sistema. Es imprescindible hacer el esfuerzo para reforzar la asistencia de consejería estudiantil, de lo contrario dañará a quien quiere ayudar.