Seattle por dos equipos más

SEATTLE, Weashington (EFE).- El ayuntamiento de Seattle llegó a un acuerdo que podría permitir la construcción de un nuevo campo valorado en 490 millones de dólares para que jueguen futuros equipos de la NBA y de la Liga Nacional de Hockey sobre Hielo.

El consejo municipal del condado King, al que pertenece Seattle, previamente también había aprobado el plan, el cual establece que las arcas públicas tendrán que poner 200 millones de dólares.

El ayuntamiento pidió al inversor Chris Hansen que respondiese a las preocupaciones existentes sobre la congestión de tráfico que se podría generar en el área del puerto de Seattle y todos los negocios que se encuentran a su alrededor, en la parte sur del centro de la ciudad.

El acuerdo, que fue dado a conocer ayer por los concejales, establece un fondo de 40 millones de dólares para mejorar las infraestructuras del transporte en el área señalada.

Hansen ya ha conseguido el terreno para la construcción del nuevo campo cubierto, un área cercana a donde se encuentran los estadios del equipo de los Halcones Marinos de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) y de los Marineros, que militan en el beisbol de la Liga Americana.

Seattle se quedó sin equipo de baloncesto profesional cuando los nuevos dueños que compraron a los antiguos SuperSonics decidieron en la temporada 2008 cambiar de sede y llevarlo a Oklahoma City, donde se convirtieron en los actuales Thunder.

Sin embargo, Seattle se quedó con los derechos del nombre de los SuperSonics para cuando la NBA pudiese conceder otra nueva franquicia a la ciudad.

El acuerdo anunciado por tres concejales del ayuntamiento de Seattle establece cambios en un memorando de entendimiento para aumentar la protección financiera para los contribuyentes, mejorar la movilidad de mercancías en la zona y para invertir en el Key Arena en el Seattle Center.

Las modificaciones tendrán que ser presentadas el jueves al comité correspondiente y el próximo lunes votadas en sesión del consejo municipal.

Todo parece indicar que la llegada de los dos equipos será asunto de un breve tiempo.