Mirkarimi puede ser cesado

Borrador del dictamen de la Comisión de Ética recomienda a supervisores sancione al alguacil de San Francisco

SAN FRANCISCO.- Por el abuso físico cometido contra su esposa, el sheriff Ross Mirkarimi incurrió en una falta administrativa que justificaría reciba una acción disciplinaria o sea removido enteramente del cargo, concluyó la comisión de Ética del condado y la ciudad de San Francisco.

“La Junta (de Supervisores) debe hacer prevalecer los cargos de falta administrativa contra el sheriff Ross Mirkarimi, con base en la seriedad del incidente ocurrido en diciembre 31, 2011, y el subsecuente cargo penal”, dice un borrador de la recomendación que la comisión de Ética enviará a los supervisores.

La comisión de Ética sesionará el 11 de septiembre, para aprobar el documento, intitulado simplemente: “Relatoría de hechos y recomendaciones a la Junta de Supervisores”; un borrador del mismo se hizo público ya en la página de internet de la comisión.

Aunque el presidente de la comisión, Benedict Y. Hur, se opuso a calificar la conducta de Mirkarimi como “falta administrativa”, prefiriendo denominarla sólo “mala conducta personal”, los otros cuatro miembros de la comisión apoyan la idea que el abuso cometido por el sheriff contra su esposa afecta su trabajo como el “oficial del orden de más alto rango en la ciudad y de administrador de los programas de violencia doméstica citadinos”.

Los cinco comisionados coincidieron en que, entre el 8 de noviembre de 2011 y el 8 de enero de 2012 -la fecha en que fue electo y el día en que asumió el cargo-, Mirkarimi tuvo “el poder y el deber” como sheriff electo; sus abogados defensores arguyeron que no podía sancionársele como sheriff, en tanto que la agresión a su esposa ocurrió nueve días antes de que rindiera juramento.

El 31 de diciembre de 2011, Ross Mirkarimi “cometió actos de violencia verbal y física contra su esposa, Eliana López”, refiere el documento de la Comisión de Ética. “Mirkarimi apretó con tal fuerza el brazo de la señora López que le causó un moretón en el antebrazo”, prosigue la relatoría.

“El 12 de marzo de 2012, el sheriff Mirkarimi se declaró culpable de retención forzada de la libertad contra su esposa”, continúa la relatoría.

El 19 de marzo, el alcalde de San Francisco, Ed Lee, anunció que suspendía sin goce de sueldo a Mirkarimi; nombró como sheriff interina a Vicki Hennessey.

El caso llegó a la Comisión de Ética, que el 23 de abril sesionó para determinar, primero, el procedimiento que seguiría para atender el caso, inédito en la historia de San Francisco, al menos desde que fue aprobado el actual estatuto que rige la conducta de los funcionarios públicos de la ciudad y el condado.

El procedimiento acordado implicó que el alcalde probara que el sheriff había incurrido en mala conducta oficial. Se citaron testigos, se analizaron documentos de pruebas, provistos tanto por la parte acusadora como por dos abogados defensores de Mirkarimi.

Las sesiones especiales de la Comisión, ocho en total, concluyeron el 19 de agosto.

El domingo 9 de septiembre, durante el festival Calles Dominicales (Sundays Streets), celebrado esta vez en el Fillmore, Mirkarimi fue avistado paseando con su hijo -de quien fue separado por cinco meses, debido a que se le impuso una orden de restricción tras su arresto por violencia doméstica-.

Comentó Mirkarimi que la Junta de Supervisores sesionará quizá en tres semanas para analizar su caso. De los 11 miembros de la Junta, al menos nueve deben apoyar el dictamen para que éste sea válido.