Proposición A para defender CCSF

El cobro de un impuesto de 79 dólares a propietarios de inmuebles en San Francisco podría ser la salvación de City College

SAN FRANCISCO.- Organizaciones y políticos locales mostraron unidad para impulsar la Proposición A en la boleta electoral de noviembre próximo con el propósito de mantener las actividades académicas en City College San Francisco (CCSF), amenazado por los continuos recortes presupuestales a las escuelas públicas de California.

Las escalinatas de ingreso a City Hall sirvieron para que representantes de organizaciones civiles, funcionarios y trabajadores de CCSF exhibieran carteles escritos en cuatro idiomas, incluido el español, con el mensaje Yo Soy City College, mientras se turnaban un micrófono que sirvió para recitar breves discursos.

Shanell Williams, presidenta del Consejo Estudiantil de dicho instituto, fue la primera en hablar: “Desde el 2010 CCSF ha dejado de percibir millones de dólares, lo que ha provocado el incremento en la tarifa de las clases, el recorte de maestros y que la población inmigrante -y con menos recursos- abandone sus estudios.

“Necesitamos salvar City College para el trabajador inmigrante que tiene que estudiar inglés luego de una jornada laboral de nueve horas; necesitamos salvar City College para la madre soltera que no puede pagar Child Care y que aquí encuentra un lugar; para el desempleado que asiste a instruirse y empezar una nueva carrera”, gritaba la afroamericana, secundada con hurras.

John Rizzo, presidente de la Junta Directiva del City College, mencionó que el estado de California ha recortado alrededor de 53 millones de dólares a este instituto, lo cual ha derivado, dijo, “en menos maestros, menos trabajadores, menos clases, estudiantes que tardan más en egresar porque no pueden pagar todas las clases. Hemos hasta ahora tenido que recortar 700 clases”.

Con la aprobación de la Proposición A en las próximas elecciones buscan evitar más recortes a los programas básicos de la escuela, que cuenta con casi 90,000 estudiantes en distintos planteles de San Francisco.

CCSF obtendría 79 dólares por cada dueño de inmueble en la ciudad, por medio del pago de un impuesto. Si esta Proposición pasa, al menos se mantendrá la esperanza de que City College se mantenga abierto.

Ana Chávez Fisher, maestra de Educación Temprana en CCSF, por más de 10 años, explicó la propuesta: “Se va a pasar un pequeño impuesto por ocho años, de 79 dólares. Si esta Proposición pasa, por lo menos va haber un poquito de dinero para que City College se mantenga abierto”.

Aclaró: “Este impuesto es sólo para los dueños de las casas. Que quede bien claro: Esto no es para las personas que rentan, que no me confundan a mi pueblo. Esto es sólo para los dueños de las casas, que tienen propiedades”.

Según Eric Mar, supervisor en el Distrito de Richmond, el CCSF podría obtener hasta 14 millones de dólares al año, si los electores aprueban la Proposición A.

La Comisión de Acreditación para Colegios Comunitarios (Accrediting Commission foro Community and Junior Colleges), señaló que el CCSF debería reponer una supuesta falta de liderazgo administrativo, de lo contrario, tendría que prepararse para rendir cuentas en 2013.