Brevesde la política en EEUU

El presidente de Estados Unidos, Barack Obaba, afirmó ayer que no prometió completar toda su agenda -incluida la reforma migratoria- durante su primer mandato, pero sí que se comenzaría a trabajar en ello. Preguntado si lamentaba no haber logrado aprobar la reforma migratoria en estos cuatro primeros años, Obama respondió: “No porque lo que un presidente hace o lo que un candidato a presidente hace es diseñar la agenda de hacia dónde quieres conducir a tu país, una visión de cómo reforzaremos nuestro país”.

En la entrevista, concedida tras la celebración en Golden, Colorado, de un mitin de la campaña para las elecciones presidenciales de noviembre, Obama citó también la promesa de “aprobar una reforma sanitaria integral que ofrecerá a millones de personas adicionales acceso al seguro de salud, incluidos los nueve millones de latinos que trabajan duro y que tienen dificultades para obtener seguro médico en el trabajo” así como “reformar nuestro programa de préstamos estudiantiles para que millones de jóvenes puedan obtener el respaldo que necesitan”.

La 35ta edición de la conferencia anual del grupo legislativo hispano (Caucus Hispano del Congreso) cerró ayer con un mensaje en clave económica: las reivindicaciones de la comunidad, incluida la reforma migratoria, tendrían un efecto positivo en la economía de todo el país.

Los líderes y expertos hispanos subrayaron estos días en Washington el creciente potencial del mercado latino y el peso de la economía en la campaña electoral al mismo tiempo que abordaron la situación actual de la comunidad latina y sus principales retos para el mandato 2013-2017.

“Hemos podido tratar asuntos cruciales para nuestra comunidad para los próximos cuatro años”, subrayó Shalimar Alió, directora de eventos del “Caucus”.

En los próximos años, la comunidad latina será la que más crezca en población en Estados Unidos y la riqueza generada por sus miembros podría llegar a situarse entre las diez mayores economías del mundo, indicó la firma Nielsen en las jornadas.

Su poder adquisitivo en 2015 habrá crecido un 50% en tan solo cinco años y alcanzará los 1,5 billones de dólares.

Para que el global de la economía estadounidense aproveche ese potencial, las autoridades deben trabajar para cumplir las reivindicaciones actuales de la comunidad, subrayaron los ponentes.