Contra los retos de leyes migratorias

Se intenta concienciar a la población sobre los efectos 'perniciosos' de las leyes aprobadas en 2006

DENVER, Colorado (EFE).- La Coalición de Colorado por los Derechos de los Inmigrantes (CIRC) iniciará hoy sábado una campaña en decenas de localidades del estado para concienciar sobre los problemas generados por las leyes migratorias locales vigentes en Colorado desde hace cinco años.

Con el lema “Unir a Colorado”, CIRC intenta “concienciar a la población sobre los efectos perniciosos” de las leyes aprobadas en 2006 e implementadas un año después que exigen que, para ciertos trámites o servicios, la gente compruebe que está en el país de forma legal, dijo Julien Ross, director ejecutivo de esa agrupación.

La campaña también tiene el objetivo de informar a la comunidad inmigrante sobre los lugares y las maneras para reportar y documentar abusos a los derechos civiles de los inmigrantes.

“La campaña ‘Unir a Colorado’ se basa en el principio de que cada persona en Colorado merece vivir y mantener a su familia en un ambiente de confianza, dignidad y seguridad”, dijo Ross.

El principal objetivo de la iniciativa, explicó, es demostrar que la ley SB90 (de 2006) forza a la policía local a colaborar con los agentes federales de Inmigración y ha servido de antecedente a leyes antinmigrantes como la SB1070 de Arizona y la HB56 en Alabama.

Para CIRC, la colaboración entre la policía local y los agentes federales “ha dañado la seguridad pública al crear temor y desconfianza por parte de las comunidades inmigrantes hacia la policía y ha causado innumerables detenciones, deportaciones y separación de familias”.

“Los miembros de la comunidad que lideran esta campaña compartirán, sobre la base de sus experiencias personales con esa ley (SB90), por qué ésta necesita ser desesperadamente abolida”, dijo Ross.

Como parte de la estrategia para lograr la abolición de la SB90, CIRC documentará durante su campaña “ejemplos específicos de violaciones a los derechos humanos” al amparo de la mencionada ley.

Las personas cuyos derechos se vieron afectados por tener que “mostrar sus papeles” y que compartan sus testimonios recibirán recursos y ayuda legal.

En Denver, la campaña se iniciará con una marcha desde el Auraria Campus (sede de la Universidad de Colorado y de la Universidad Estatal Metropolitana de Denver) hasta el transitado puente de Auraria Parkway sobre la Interestatal 25, donde se colgará un enorme cartel anunciando el comienzo de la nueva iniciativa.

Según datos del censo, el 20.9% de los 5.1 millones de habitantes de Colorado son hispanos. De ellos, casi la mitad son inmigrantes.

Entre los inmigrantes, unos 180 mil son indocumentados, de acuerdo con estadísticas recientes del Pew Hispanic Center. De esos indocumentados, 107 mil forman parte de la fuerza laboral activa.