Breves de Latinoamérica y el mundo

El mediador internacional para Siria, el argelino Lajdar Brahimi, advirtió hoy en Damasco de la amenaza que supone para Oriente Medio y el mundo el conflicto sirio, tras reunirse con el presidente Bachar al Asad.

“La crisis constituye una amenaza tanto para el pueblo sirio, como para el conjunto de la región y el mundo”, dijo en declaraciones a los periodistas Brahimi, que opinó que el mandatario sirio es más consciente que él mismo de las dimensiones del conflicto y de sus peligros.

Dos soldados de la misión de la OTAN en Afganistán (ISAF) y 16 insurgentes murieron anoche en el transcurso de un ataque talibán contra la sureña base Camp Bastion, en la que se encuentra destacado el príncipe Enrique de Inglaterra.

El ataque ocurrió entrada la noche en esta base del distrito de Washer, situado en la conflictiva provincia de Helmand, uno de los bastiones tradicionales de los insurgentes, que atribuyeron la acción a una “venganza” por el vídeo contra Mahoma.

Las protestas contra Japón por cuenta de su control de unas islas en disputa se extendieron el sábado a más de una decena de ciudades chinas y se tornaron violentas por momentos, con manifestantes que lanzaron piedras contra la embajada de Japón y se enfrentaron con la policía militar china antes de que pudiera restaurar el orden.

Varios miles de manifestantes se congregaron frente a la embajada en Beijing. Cientos intentaron asaltar una barricada policial de metal, pero fueron repelidos por policías antidisturbios armados con escudos, cascos y porras. Algunos consiguieron pasar pero fueron apartados rápidamente por policías vestidos de civil. Los manifestantes también lanzaron piedras y quemaron banderas japonesas.

Decenas de miles de personas marcharon el sábado por el centro de Moscú en la primera protesta masiva en tres meses contra el presidente Vladimir Putin, un indicio de que la oposición se mantiene firme pese a los esfuerzos del Kremlin por sofocar toda disidencia.

La protesta mostró la resistencia del movimiento disidente, el cual movilizó a más de 100 mil personas hace algunos meses en una serie de grandes protestas contra la elección de Putin para un tercer período presidencial.

El papa Benedicto XVI instó ayer a la libertad religiosa en Medio Oriente por considerarla fundamental para la estabilidad de una región ensangrentada por conflictos sectarios.

El Pontífice hizo su pronunciamiento en el segundo día de su visita al Líbano, una nación con el mayor porcentaje de cristianos en Medio Oriente.

Llegó en medio de una ola de manifestaciones violentas en el mundo musulmán por la divulgación de una película ofensiva al islam.