Soldado afgano hiere a tiros a aliado extranjero

La OTAN dijo que estaba revisando los protocolos para proteger a sus tropas ante la oleada de ataques

Soldado afgano hiere a tiros a aliado extranjero
Los ataques amenazan con socavar una alianza que es clave para el traspaso de la responsabilidad de la seguridad al gobierno afgano, y por lo tanto a todo el programa para el retiro de las tropas internacionales.
Foto: EFE

KABUL – Un soldado afgano disparó contra un vehículo que creía era conducido por soldados de la OTAN en una base en el sur del país e hirió levemente a un trabajador civil extranjero, dijeron hoy las autoridades, en lo que fue el más reciente de una serie de ataques por parte de fuerzas afganas a sus aliados internacionales.

Los ataques amenazan con socavar una alianza que es clave para el traspaso de la responsabilidad de la seguridad al gobierno afgano, y por lo tanto a todo el programa para el retiro de las tropas internacionales. La OTAN dijo que estaba revisando los protocolos para proteger a sus tropas ante la oleada de ataques.

El tiroteo de la noche de ayer en la provincia de Helmand se produjo el mismo día en que un policía afgano mató a tiros a cuatro militares estadounidenses en Zabul, también en el sur. El sábado, un hombre vestido con el uniforme de un grupo de milicianos que apoya al gobierno mató a dos soldados británicos en Helmand.

El soldado volvió su arma contra un vehículo que circulaba dentro del campo de Garmser, una base compartida en Helmand, dijo un portavoz de las fuerzas de la OTAN, el comandante Adán Wojack. Otro soldado afgano desarmó al atacante y se lo llevaron detenido. El agresor dijo a sus interrogadores que pensaba que estaba apuntando a soldados, agregó el vocero.

Wojack se negó a dar la nacionalidad del civil herido, pero informó que las lesiones fueron leves.

Los ataques internos provocaron comentarios inusualmente fuertes ayer de parte del oficial de más alto rango del ejército estadounidense, el general Martin Dempsey, quien calificó el problema de los soldados y policías afganos rebeldes que atacan a las tropas aliadas como “una amenaza muy grave”. Dempsey se comprometió a que algo tiene que cambiar para hacer frente al creciente problema, y sugirió que los afganos tomen el asunto tan en serio como los estadounidenses.

Sin embargo, funcionarios tanto de la OTAN como del gobierno estadounidense parecieron distanciarse de esas opiniones el lunes. El principal portavoz de la coalición internacional en Afganistán, el general alemán Gunter Katz, dijo a periodistas en Kabul que sentían que los afganos estaban tomando las medidas apropiadas para prevenir los ataques.