Chicago está de regreso a clases

CTU aprueba el acuerdo que pone fin a la huelga
Chicago está de regreso a clases
El alcalde Rahm Emanuel (der.) junto al superintendente de escuelas de Chicago, Jean-Claud Brizard.
Foto: AP

CHICAGO, Illinois.- Los maestros de Chicago regresarán hoy al trabajo después de realizar la primera huelga en la enseñanza pública de la ciudad en 25 años, que durante siete días dejó sin clases a 350,000 estudiantes en el tercer distrito escolar del país.

El fin de la huelga fue decidido ayer por 800 miembros del consejo de delegados del Sindicato de Maestros de Chicago (CTU), que aprobó el principio de acuerdo logrado el viernes pasado con las autoridades educativas.

La asamblea no fue pública, pero según diversos delegados, que se retiraron del lugar de la reunión con pancartas y cánticos de “solidaridad para siempre”, hubo una “mayoría abrumadora” en la votación.

Karen Lewis, presidenta del sindicato, dijo en una conferencia de prensa al finalizar el encuentro que el fin del conflicto fue apoyado por el 98 % de los delegados, aunque admitió que hubo un 2 por ciento que insistió en el mantenimiento de la huelga.

“Todavía hay gente que no se olvida de que la junta de educación suspendió el pago del 4 por ciento de aumento salarial del último contrato”, señaló, en referencia a una polémica medida justificada por el déficit del presupuesto escolar.

La dirigente dijo no estar “completamente feliz” con lo logrado, porque, consideró, “no existen los contratos perfectos, que nos hagan felices a todos, pero tampoco podemos continuar en huelga indefinidamente”.

Lewis, que durante la huelga llamó “patotero” y “mentiroso” al alcalde de Chicago, Rahm Emanuel, dijo que igualmente confía en que el contrato negociado será cumplido “de buena fe” por las autoridades educativas.

Emanuel, por su parte, dijo en conferencia de prensa tras conocerse la cancelación de la huelga de maestros que “este acuerdo es un compromiso honesto”, que significa el regreso de las escuelas “a su propósito primario de educar a los niños”.

“Significa un nuevo día y una nueva dirección para las escuelas públicas”, señaló el alcalde. que destacó su iniciativa del nuevo día lectivo iniciado este año con siete horas de educación diaria en primaria y siete horas y media en secundaria como mejoras educativas.

Jean-Claude Brizard, director ejecutivo de las escuelas públicas, dijo, por su parte, que el acuerdo es “bueno para los maestros, los directores y los estudiantes”.

“Los estudiantes tendrán la estructura necesaria para avanzar en su educación, preparados para ir a la universidad o para carreras vocacionales”, agregó.

El distrito escolar de Chicago tiene 400.000 alumnos, de los cuales solamente 50.000 tuvieron clases durante la huelga porque pertenecen a escuelas autónomas o chárter con personal docente que no forma parte del CTU.

El convenio pactado ofrece a los maestros un 17,6 por ciento de aumento salarial en los próximos cuatro años, inferior a lo reclamado inicialmente, y mantiene incrementos basados en la experiencia y credenciales educativas.

También incluye la evaluación de los docentes, según el rendimiento de los alumnos, y por primera vez un sistema de recontratación de maestros despedidos por el cierre de escuelas.

Emanuel dijo que el sistema de evaluación no había cambiado en 40 años en Chicago y destacó que el nuevo fue diseñado por maestros.

Igualmente preocupa al sindicato que no se incluyan en el convenio límites al crecimiento de las escuelas autónomas y que tampoco se logró limitar la política de cierre y reforma de escuelas públicas de bajo rendimiento, lo que trae aparejado el despido de todo el personal docente.

El nuevo convenio colectivo debe ser ratificado en las próximas dos semanas por los 26.000 miembros del sindicato.

?>