Es una pantalla de TV bien dulce

Empresaria hispana lleva su amor por los dulces a la televisión
Es una pantalla de TV bien dulce
Jackie Sorkin logró que su amor por los dulces la lleve a dirigir un negocio.
Foto: EFE

La hispana Jackie Sorkin ha logrado que su amor por los dulces la lleve a dirigir un próspero negocio y a protagonizar el reality de la televisión Candy Queen, de la cadena TLC.

“Candy Queen ha sido especial porque hacer algo con un nombre tan reconocido como el canal TLC o Discovery Internacional hace que más gente te conozca y te genere nuevas oportunidades”, dijo Sorkin en entrevista.

Gracias a este programa, dijo, su empresa de eventos y esculturas en golosinas, The Hollywood Candy Girls, ha registrado un crecimiento de hasta un 300% desde 2010.

Cuando la crisis de 2008 echó por el suelo su trabajo de programadora de eventos por comisión, Sorkin -hija de un argentino y una mexicana de 33 años nacida en Los Ángeles-, le metió el diente al mundo de las creaciones en dulce, tras una exhibición en la que deslumbró con su creatividad y que recuerda ahora como el momento más definitivo de su negocio.

“Nunca olvidaré la reacción de la gente [que admiraba la obra], fue como batear un jonrón”, comentó sobre el evento que la lanzó hacia un nuevo rumbo.

Con 400 dólares en el bolsillo y la orden de un “paraíso tropical” hecho a base de golosinas, comenzó un negocio que ahora es reconocido como uno de los más originales de su tipo.

De ahí en adelante, solamente fue cuestión de tiempo para que llamara la atención de famosos como Kim Kardashian y Oprah Winfrey, entre otros, gracias a quienes logró el reconocimiento de Hollywood en su especialidad.

Al mismo tiempo, y con más intuición que estudios, se dedicó a promocionar su marca en internet hasta que consiguió la oportunidad de desarrollar su propio reality, de la mano de Half Yard Productions, empresa realizadora de conocidos programas del género como The Real Housewives of Orange County, entre otros.

Sorkin afirma que la calidez y alegría de su familia -su padre, un argentino de origen ruso, y su madre, una mexicana de Jalisco- ha sido parte fundamental en su camino en el mundo de los negocios.

“Siento que ser latina me ha ayudado a sentirme muy cómoda y abierta con mis clientes. De chiquita veía a todos en mi familia muy alegres y vivos, con una energía muy positiva. Para mí, esa energía latina, con la que a veces me sale fuego pero que a veces también es muy divertida, es importante en un negocio como éste que es de mucha fantasía”, aseguró.

Tras su primera temporada en la televisión, explora nuevos caminos en el universo de los realities -no necesariamente con el mismo show que la hizo conocida-, a través de proyectos que estudia con varias compañías productoras interesadas en su personalidad franca y desinhibida.

“Yo traigo a la gente a mi mundo para que se sientan muy cómodos, como si estuvieran en mi casa”, afirmó la empresaria que ahora está concentrada en expandir su firma en el mercado nacional, que consume más de 20,000 millones de dólares anuales solamente en chocolates.

“Tenemos los eventos de abastecimiento [catering] de dulces, postres y cupcakes, así como fiestas todas las semanas y arreglos de flores que se venden como piezas de centro de mesas y como regalitos; tanta gente ha mostrado interés en estos arreglos que ha sido una de las áreas del negocio que más ha explotado. También hacemos creaciones de dulce que muchos consideran arte y exhibiciones”, agregó.

Pero en lo que sí cree esta madre de dos hijos que lucha diariamente para encontrar un balance entre su trabajo y su familia es en conquistar nuevos escenarios, como el proyecto que actualmente tiene entre manos.

“Ahora estamos camino a China, en un proyecto internacional tan grande que no puedo ni creerlo”, comentó.

“El secreto de mi éxito es la habilidad de trabajar sin parar y creer en algo hasta poder hacerlo realidad”, concluyó.

?>