Breves de la política

Breves de la política
Romney donó casi el 30% de sus ingresos en 2011.
Foto: AP

El candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, Mitt Romney, pagó el pasado año 1.93 millones de dólares en impuestos con una tasa impositiva del 14.1% y por ingresos anuales de 13.7 millones de dólares, según informó ayer su equipo de campaña. Romney, que ya había prometido revelar antes de las elecciones su declaración de la renta de 2011, recibió la mayor parte de esos ingresos anuales por inversiones de capital. El candidato republicano donó el año pasado casi el 30% de sus ingresos, lo que equivale a unos 4 millones de dólares, y reclamó unas deducciones al fisco por 2.25 millones de dólares, no el total de esas donaciones.

El voto por adelantado para las elecciones del 6 de noviembre se abrió ayer en EEUU en dos estados y a principios de octubre ya estará disponible en unos 30 con disputas pendientes sobre las fechas en las que estará permitido votar en estados claves como Florida y Ohio. En Idaho y Dakota del Sur se puede votar en persona desde ayer, en Vermont desde hoy y en Iowa y Wyoming desde el 27 de septiembre. En otros 26 estados la votación temprana se abrirá a principios de octubre y algunos, como Carolina del Norte, desde el 6 de septiembre ya empezaron a aceptar papeletas por correo. Además hoy sábado es la fecha límite para que los funcionarios electorales envíen las papeletas a los militares en misión en el extranjero y a los votantes que residen fuera de EEUU. En 2004 alrededor del 20% de los votantes emitieron su voto antes del día de la elección. En 2008, cuando Barack Obama ganó los comicios que lo llevaron a ser el primer presidente afroamericano de la historia del país, ese porcentaje alcanzó el 30%.

El candidato republicano a la vicepresidencia de EEUU, Paul Ryan, fue abucheado al explicar ayer ante la mayor asociación de jubilados del país su plan para hacer viable el programa público de cobertura médica para las personas mayores. Ryan fue interrumpido en varias ocasiones durante su intervención ante la convención de la mayor asociación de jubilados, la AARP, que tenía lugar en Nueva Orleans. Aseguró que la viabilidad del sistema de sanidad federal para los jubilados, conocido como Medicare, corre peligro con los planes de Obama, porque en su opinión prevén el desvío de 716 mil millones de dólares de ese programa para financiar la reforma sanitaria.