las leyes de kris kobach

El Secretario de Estado de Kansas Kris Kobach es conocido como el cerebro legal que creó la Ley SB1070 de Arizona y las copias que otros estados aprobaron, pero su rol en impulsar medidas para combatir un presunto problema de “fraude del voto”, que los críticos califican como intentos de supresión e intimidación de votantes es menos divulgado.

Pero Kobach, quien también apoyó reciéntemente un intento de quitar el nombre del presidente Barack Obama de la boleta en su estado de Kansas “por no haber pruebas de que es ciudadano” (un argumento de grupos extremistas que ha sido ampliamente desacreditado por análisis objetivos), ha estado en la delantera de los esfuerzos por hacer más difícil el voto.

A instancias de Kobach y sus aliados republicanos en el estado, Kansas tiene una de las leyes de “Voter I.D.” más estrictas del país. Dicha ley exige que se presente una identificación oficial con foto a la hora de votar y de registrarse para votar, un requisito relativamente nuevo y aprobado en varios otros estados además de Kansas.

Pero además, Kobach encabezó un grupo de 14 secretarios de estado, todos republicanos, para crear una coalición denominada “Insterstate Cross Check Project”. Este grupo presionó al Departamento de Seguridad Nacional para que les diera acceso a una base de datos federal denominada SAVE que se usa para verificar el estatus legal de personas extranjeras.

Una serie de críticos han señalado que la base de datos SAVE no es una medida confiable para determinar que alguien es sospechoso de fraude en su registro de votantes.

“Esta base de datos no fue diseñada para este fin y por lo tanto, aparte de los errores que puede contener, tiene una lista de residentes legales que para el momento en que se compara SAVE con las listas de votantes pueden perfectamente haberse hecho legalmente ciudadanos”, apuntó Aura Bogado, de Voting Rights Watch, una organización que ha investigado el asunto junto a The Nation Magazine y Colorlines.

De hecho, a pesar de los llamados alarmistas a realizar “purgas” de las listas de votantes y a aprobar leyes que protejan contra la amenaza del fraude en el voto, todos los esfuerzos emprendidos hasta ahora para demostrar que este fraude existe y es un problema amplio en el país han resultado infructuosos.

Por ejemplo, dos de los estados que pidieron al gobierno federal el uso de la lista SAVE, Florida y Colorado, tenían estimados iniciales de muchos miles de posibles votantes registrados ilegalmente. Florida anunció la pasada primavera, con bombos y platillos, que se “habían identificado hasta 180,000 personas en las listas de votantes del estado que parecían no ser ciudadanos” y el estado procedió a iniciar una serie de medidas, incluyendo una purga de los supuestos votantes ilegales. Tras usar diversos métodos la lista de votantes registrados ilegalmente en Florida se redujo a 207, una cifra que equivale al .001 por ciento del total de 11.4 millones de votantes.

En Colorado, la Secretaría de Estado envió cartas a 3903 votantes cuestionando su estatus. Hasta el momento se cree que unos 141 votantes no eran elegibles para votar y 35 depositaron alguna vez su voto. No obstante, mayores investigaciones han revelado que al menos 8 de estos si eran ciudadanos y su inclusión en la lista se debió a errores.

Kobach impulsó su candidatura a la secretaría de Estado de Kansas gracias a su perfil como líder en la aprobación de leyes antiinmigrantes y también en su supuesta lucha contra el fraude del voto. En el sitio de internet que Kobach usó en su exitosa campaña en 2010, se alega que su elección es particularmente importante por varias razones, la primera de ellas es su lucha contra “el fraude de votantes”.

“El fraude de votantes es un problema real en Kansas. Hay delitos electorales documentados en todo el estado… las organizaciones que promueven el fraude de voto han llegado a cada esquina de nuestro país. En Kansas los votantes extranjeros en las listas electorales es omnipresente”, afirma el website. El propio Kobach dijo este año al periódico The Washington Times, que “el doble voto es una forma común de fraude”.

En 23 estados se han aprobado leyes que exigen determinados documentos que antes no se pedían a un ciudadano para registrarse a votar o incluso para depositar su voto. En más de una docena de estados se iniciaron purgas de las listas electorales con el objetivo de limpiarlas de “potenciales fraudes”.

Los expertos señalan que las leyes que obligan a presentar documentación para registrarse o foto identificación para votar tienden a afectar desproporcionadamente a minorías porque a menudo estas carecen de determinados tipos de documentos, como licencias de manejar –muchos no tienen carro- y elimina el tipo de documentación que muchos sí tienen como tarjetas de veteranos, identificación de estudiante y tarjetas de seguro social.

El fraude del voto no parece ser un gran problema en Estados Unidos. Un reporte investigativo de Carnegie-Knight que analizó todos los casos de fraude de votantes en el país desde el año 2000 encontró sólo 10 de estos casos. La conclusión del estudio fue que “la tasa de fraude es mínima”.