Padres solteros: También los hay

Las familias conformadas por padres solteros también pueden ser funcionales y cariñosas.
Padres solteros: También los hay
Jaime López, ayudando a su hijo Carlos para prepararse para la escuela. También hay padres solteros al frente del hogar.
Foto: J. Emilio Flores / La Opinion

Las razones por las que un hombre está solo y al frente de una familia pueden ser varias: decidió, tras una separación, quedarse con sus hijos; enviudó, su pareja abandonó el hogar, o simplemente los niños decidieron quedarse junto a él.

Si bien es cierto que cada vez hay más esfuerzos por contabilizar de manera oficial los hogares comandados exclusivamente por mujeres, también lo es que pareciera que no se reconocen aquellos en los que es un varón es quien está a cargo.

Existen muchos prejuicios sobre la capacidad que tienen los varones en el ejercicio de la paternidad. Equivocadamente, no se les atribuyen facultades o habilidades que se piensan, puedan ser de utilidad para la formación de sus hijos.

Parecería que su principal aportación es que cumplan exclusivamente como proveedores, y no como personas capaces de entregarse de manera comprometida y amorosa a la educación de sus hijos.

Saúl Gutiérrez, catedrático de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), afirma: “Para una mujer o un hombre que tiene en sus manos a una familia, las responsabilidades son idénticas. Sus preocupaciones y tareas también: Velar por la educación y salud de los niños, vigilar su alimentación, estar al pendiente de sus necesidades, entre otras más. Se supone de manera errónea, que solamente una mujer tiene la sensibilidad para la crianza, sin embargo, existen valiosos ejemplos de padres que con esfuerzo, trabajo y responsabilidad, tienen estupendas relaciones con sus hijos, así como una familia unida y fuerte”.

El especialista comenta que para entender el fenómeno de los padres solteros hay que ver el panorama general de la paternidad, en el que se puede observar que hay una clara transformación en este ámbito, la cual se refleja en la vida cotidiana.

Expone que ahora se pueden encontrar con mucha facilidad hombres que llevan a sus bebés en los brazos, que juegan con ellos y les brindan muestras de afecto.

“En este campo de relación familiar hay un cambio notable, ahora los hombres no solamente quieren ser proveedores y cubrir gastos, ahora tienen mayor cercanía con sus hijos e hijas”, advierte Gutiérrez.

Es justo hacer un reconocimiento a todos los hombres que llevan con orgullo y compromiso las riendas de su hogar, que están ocupados en organizar la vida laboral, las tareas en casa y que ven en cada uno de sus hijos el importante reto de hacerlos sentir amados.

sermexico.org.mx