Breves de Latinoamérica y el mundo

Siete cadáveres desmembrados fueron localizados ayer en el interior de dos vehículos estacionados en un centro comercial en la ciudad de Nuevo Laredo, urbe fronteriza con Laredo (Texas), informaron fuentes oficiales.

Los cuerpos estaban repartidos en el interior de dos vehículos, una camioneta Ford pick-up y una Ford Explorer, ambas con matrículas de Texas.

La Procuraduría General de Justicia de Tamaulipas (PGJT) informó en un escueto comunicado del hallazgo de los cadáveres, aún sin identificar, ocurrido a las 11:00 de la mañana, hora local (2:00 de la tarde, hora del meridiano de Grenwich).

La secretaría de Marina de México anunció el hallazgo de sembradíos de 119 toneladas de marihuana en el estado occidental de Michoacán, los cuales ya fueron destruidos por las autoridades.

El organismo informó en un comunicado que durante varios operativos encontraron 44 sembradíos con una superficie de 32 mil metros cuadrados donde había alrededor de 163 mil plantas de marihuana, con un peso de unas 119 toneladas.

Los grupos mineros bolivianos enfrentados por el control de la mina andina Colquiri alcanzaron la noche de a antes de ayer sábado un acuerdo que soluciona el conflicto con una división de su veta más rica, informó ayer el ministro de Gobierno, Carlos Romero.

El alto funcionario calificó el acuerdo de “histórico” y destacó que los dirigentes de los trabajadores mineros del Estado y de las cooperativas privadas actuaron con “serenidad y madurez” y decidieron explotar juntos el filón de zinc y estaño disputado.

Un sismo de 7.3 grados en la escala abierta de Richter sacudió ayer a no menos de 11 departamentos del sur y suroeste de Colombia, sin que hasta el momento se tengan reportes de víctimas humanas, aunque si sobre algunos daños en viviendas de un caserío.

Según el servicio geológico de Colombia, el movimiento tuvo su epicentro en el caserío La Vega, en el departamento del Cauca (suroeste), a una profundidad de 168 kilómetros.

El presidente de Túnez, Moncef Marzouki, llegó ayer a Lima para asistir a la III Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de América del Sur-Países Árabes (ASPA) que se celebrará desde hoy en la capital peruana.

El jefe de Estado arribó acompañado por su canciller, Rafik Abdessalem, y fue recibido por el presidente del Consejo de Ministros de Perú, Juan Jiménez.

Marzouki declaró que se encuentra complacido de llegar por primera vez a Perú para participar en la Cumbre ASPA y consideró que ese encuentro será “fructífero” para mejorar las relaciones políticas, sociales y económicas entre las dos regiones.