Cárteles son corporativos

Organizaciones criminales se han convertido en unos negocios complejos

BROWNSVILLE, Texas (AP).- Cuando un lugarteniente del cártel mexicano del Golfo trasladó sus operaciones a un territorio más rentable en la frontera no solo se llevó sus vehículos blindados y su ejército personal, también a sus jefes divisionales y su equipo de contabilidad.

Entre la terrible violencia que azota a México es fácil perder de vista que estas organizaciones criminales constituyen a fin de cuentas negocios complejos que sustentan su funcionamiento en un cuidadoso control de sus finanzas así como en sus armas de fuego de alto poder.

Las estructuras ocultas de las organizaciónes criminales más eficaces tienen una estabilidad tal que la captura o asesinato del jefe máximo sólo puede ser un contratiempo temporal en tanto que la pérdida de una fuente de ingresos solo obligará la búsqueda de recursos en otras partes.

En su declaración de esta semana ante un tribunal, Rafael Cárdenas Vela, “que dirigió tres ‘plazas’ o territorios importantes como miembro del cártel del Golfo”, describió con tal detalle la estructura y operaciones de la organización que su relato bien podría ser un pequeño curso.

Cuando los fiscales le solicitaron que explicara a los jurados la década de movimientos en la estructura de mando del cártel, Cárdenas Vela utilizó un organigrama gigante, como los del mundo empresarial, salvo por los espacios de hasta abajo que correspondían a quienes están “arrestados” o “muertos”.

Cárdenas dijo que en su plaza tenía lugartenientes encargados de cada división de ingresos, como tráfico de marihuana y cocaína, además de “cobro de cuota”, extorsión que se exige a quienes se dediquen a algún negocio legal o ilegal. Cada división tenía su contador. Un contador adicional controlaba los cobros del “derecho de piso” que se aplica a cada cargamento de narcóticos que pasaba por su territorio. Otro contador supervisaba a todos.

“Yo no podía hacer todo sol”, expresó Cárdenas. “Por eso teníamos a alguien a cargo de cada departamento”, apuntó.

La estructura del grupo delictivo significa simplemente que la eliminación de la cabeza a menudo no es suficiente.

“Hay que mantener una ofensiva incesante contra la estructura de mando y los elementos de control”, señaló Will Glaspy, supervisor de operaciones del Departamento Estadounidense Antidrogas en el Valle del Río Grande en Texas, al otro lado de la frontera de lo que es el territorio del cártel del Golfo.

Desde 2007, cuando fue extraditado a Estados Unidos Osiel Cárdenas Guillén, tío de Rafael Cárdenas, los casos de implicados se han incrementado.

El sustituto de Osiel Cárdenas fue capturado en septiembre. El hermano de Osiel Cárdenas fue muerto en 2010 por soldados de la Marina mexicana. Un tercer hermano fue arrestado en septiembre en México. Juan Roberto Rincón Rincón, a quien se declaró culpable el viernes en Brownsville, era uno de los tres jefes de plaza del cártel del Golfo arrestados en 2011 en Estados Unidos. Las autoridades mexicanas capturaron esta semana a otro presunto lugarteniente.

“La estructura corporativa (del cártel del Golfo) no parece exactamente la de una empresa considerada en la lista Fortune 500 pero posiblemente no estaría muy lejos de serlo”, señaló Glaspy.