Con el sello de la casa

América consigue otro empate en el Azteca, esta vez contando con Jiménez como su gran salvador

MÉXICO, D.F.- Los empates se han vuelto el marcador común de las Águilas y ayer protagonizaron su sexta igualada del torneo ante Morelia en el Estadio Azteca.

El resultado (1-1) tiene sabor a derrota para ambos equipos, ya que fueron incapaces de dar un paso importante rumbo a la calificación.

Impetuosas y lanzadas al frente, las Águilas intentaron abrir el marcador desde el silbatazo inicial.

En menos de cinco minutos, Raúl Jiménez tuvo las dos primeras opciones de peligro de la tarde, pero no presumió de una fineza para definir, sobre todo en un mano a mano frente a Federico Vilar del que salió avante el arquero al tapar disparo a bocajarro.

Monarcas fue un rival que trataba de esperar con orden y sus contragolpes lucían venenosos, teniendo como máximo exponente a Joao Rojas.

Poco a poco tuvieron más ánimos de ir al ataque y los locales bajaron la intensidad que demostraron en el comienzo.

El encuentro lució por momentos flojo, Miguel Herrera trataba de arengar a sus pupilos, pero las aproximaciones al arco enemigo eran pocas y Jiménez lucía sin compañía al frente; los azulcrema extrañaban hasta ese momento al lesionado Christian Benítez.

Cerca del final de la primera mitad, el visitante estuvo a punto de irse al vestidor con la ventaja parcial; sin embargo, la pierna salvadora de Diego Reyes truncó el deseo cuando Rojas disparó con arco abierto.

La tónica semilenta no cambió en el comienzo del segundo capítulo.

América era más incisivo, pero hasta ese momento se había encontrado una muralla que bloqueaba sus intenciones de hacer daño y esperaba una desatención.

Miguel Herrera metió al “Hobbit” Bermúdez al campo buscando más variantes ofensivas, pero sus aspiraciones de victoria tuvieron un cambio abrupto cuando Carlos Morales sacó un tiro al borde del área y el balón fue desviado por Diego Reyes agarrando a contrapié a su cancerbero, quien ya no pudo hacer nada para evitar la anotación que cayó al 67′.

A pesar del tanto en contra, los azulcrema no cayeron en la desesperación y una jugada en táctica fija les dio el empate: Rubens Sambueza cobró una falta por derecha y Raúl Jiménez logró su segunda diana del torneo gracias a un cabezazo mortal dentro del área al 74′.

Los minutos finales vieron a un conjunto local lanzado al frente y Martín Zúñiga tuvo la más clara para conseguir la victoria, pero Vilar tuvo una reacción milagrosa con el pie.

Entre abucheos, los jugadores de América y Morelia se retiraron a las regaderas.

Con el resultado, América llegó a 15 puntos y es quinto lugar de la clasificación, donde Morelia alcanzó las 14 unidades y ocupa el séptimo puesto.

“No es un buen resultado porque queríamos ganar y estar arriba, no es del todo malo porque venimos de atrás para empatar”, dijo Jiménez, quien ayudó a México a ganar el oro en Londres 2012.

El siguiente duelo del América, el 2 de octubre, será visitando al San Luis; Morelia recibirá a Jaguares el 4 de octubre.