Latinos de la tercera edad

California alberga más de 14 millones de latinos, que representan prácticamente el 38% de la población del estado. En esta comunidad, cuidar de las personas mayores con frecuencia es fuente de orgullo y constituye una fuerte tradición familiar. Sin embargo, la necesidad de servicios que se avecina amenaza la seguridad financiera de muchos latinos del estado. Seis de cada 10 votantes latinos mayores de 40 años afirman que un familiar cercano probablemente necesite atención a largo plazo en los próximos cinco años, aunque la mayoría no sabe a dónde acudirá para solicitar ayuda, según una nueva encuesta que llevaron a cabo The SCAN Foundation y el Centro para la Investigación de Políticas de Salud de UCLA.

En caso de tener que enfrentar esta situación, 68% de los votantes latinos indicaron que no podrían pagar ni un solo mes de una residencia para ancianos, que cuesta un promedio de 6,800 dólares por mes en California. Además, 74% de los latinos creen erróneamente o no están seguros de si Medicare cubrirá estas necesidades de atención a largo plazo, lo que indica una mayor necesidad de concienciación acerca de quién paga por estos servicios. La realidad es que Medicare solo paga por la rehabilitación a corto plazo. La mayoría de las personas que necesitan atención a largo plazo la necesitarán durante un promedio de tres años y estos costos recaerán principalmente sobre ellas y sus familias.

Atender las necesidades de los latinos que envejecen en el estado no es un problema que las próximas generaciones puedan ignorar o postergar. Debido a la prolongada crisis económica del estado, los latinos están preocupados simplemente por sobrevivir, con 78% de las personas que expresan preocupaciones respecto a que su ingreso no sea suficiente para cubrir los gastos y las facturas. Aquí en California, una vez que la persona se ha gastado todos sus ingresos y ahorros para este tipo de atención, Medical es la única alternativa. A nivel estatal, casi la mitad de los votantes de California que fueron encuestados experimentaron una disminución del ingreso del hogar durante los últimos 12 meses y otro 42% tuvo que recortar la cantidad que gasta en alimentos. Claramente, los californianos están luchando por sobrevivir y cuando se les pide que miren al futuro, muchas personas en el estado, incluyendo los latinos, están preocupados por ser capaces de pagar sus necesidades de salud y atención a largo plazo.

Sin embargo, también hay esperanzas de que el estado construya un sistema de atención que permita a las personas envejecer con dignidad en sus comunidades. Demócratas, republicanos e independientes de todas las clases económicas finalmente han encontrado un asunto en el que todos están de acuerdo: 88% de los encuestados dijo que brindar opciones más económicas de atención a largo plazo para que las personas puedan estar fuera de una residencia para ancianos debería ser una prioridad para las autoridades estatales electas. El apoyo para construir un sistema sólido de atención a largo plazo obtuvo un lugar superior con respeto a equilibrar el presupuesto estatal. Se está trabajando en esto. A nivel estatal, hay propuestas sobre la mesa para reorganizar los servicios y mejorar las medidas de evaluación para que las personas puedan recibir la atención adecuada por parte del proveedor indicado y en el momento oportuno, haciendo énfasis en la coordinación y la eficiencia de la atención.

En este momento, los californianos deben prepararse para esta ola de necesidades de atención a largo plazo que llegará en poco tiempo, y los latinos deben formar parte de esta conversación. Los desafíos que enfrentará la comunidad latina exigen una mayor concienciación y acción por parte de quienes elaboran las políticas a nivel estatal y local. A través del liderazgo, el establecimiento de prioridades y las medidas firmes podemos encontrar soluciones para que todos los californianos puedan envejecer con dignidad en sus comunidades durante los próximos años, aún en tiempos de dificultades económicas.