Victoria empañada

Barcelona vence al Benfica pero pierde a Puyol y Busquets
Victoria  empañada
Carles Puyol es retirado en camilla después de luxarse el codo ayer en el encuentro ante el Benfica. Es su tercera lesión grave este año.
Foto: EFE

LISBOA, Portugal (EFE).- Dos asistencias del genial Leo Messi, que habilitó al chileno Alexis Suárez y a Cesc Fábregas sirvieron para que Barcelona derrotara 2-0 ayer al Benfica en su estadio y se abra camino a los octavos de final de la Liga de Campeones.

Cinco días antes de medirse al Real Madrid en el Clásico de la Liga española, los blaugrana, que ya suman su séptima consecutiva, se colocan líderes del Grupo G, con dos puntos más que el Celtic de Glasgow, que llegó al segundo puesto al vencer al Spartak de Moscú (2-3).

La lesión de Carles Puyol y la expulsión por roja directa de Sergio Busquets mancharon la importante y merecida victoria de los catalanes, que exhibieron servicios mínimos en la primera parte, pero mejoraron en la segunda.

Los blaugrana Andrés Iniesta, Javier Mascherano, Pedro Rodríguez y Messi lamentaron al unísono la lesión en el codo izquierdo del capitán Puyol.

“La verdad es que jode mucho, uno no sabe ya con quién agarrarse, si con el vecino o con qué”, dijo un frustrado Mascherano cuando se le preguntó sobre la lesión de su compañero de zaga.

El argentino deseó que “dentro de lo malo, no sea tan malo”, y recordó “el sacrificio que hace día tras día para recuperarse”.

“Cada vez que volvió le ha pasado algo”, constató apesadumbrado el medio.

Iniesta calificó el incidente de Puyol como “aparatoso”, pero esperó que sea “mínimo”.

Pedro Rodríguez también dio ánimos al “Tarzán”: “Espero que no sea nada grave y pueda jugar [el domingo].

En el partido, en un santiamén, una escapada de Jordi Alba generó una punzante pared con Messi, cuyo centro al corazón del área lo cazó Alexis.

Barsa logró lo que más le había costado en los últimos juegos: anotar en la primera parte.

Herido, Benfica apretó en la presión y supo buscar los espacios a la defensa barcelonista.

En un robo de balón, el brasileño Bruno César probó a Víctor Valdés antes de que el argentino Nico Gaitán exhibiera en el poder de su zurda.

Una asistencia del ex de Boca Juniors dejó al brasileño Lima en un mano a mano ante Valdés, que desbarató el disparo con las piernas.

Alexis, autor del gol 800 del Barcelona en la Champions, intervino en otro de los acercamientos más claros del Barsa luego de que un centro suyo lo remató fuerte y raso Pedro, pero el arquero le negó el gol.

El omnipresente Alexis regresó al primer plano después del descanso. Tomó un pase de Cesc y lo cobró desviado a la derecha de Artur.

Al 55′, Messi firmó su enésima genialidad. Recibió en el centro del campo, efectuó su imparable eslalon, se libró de la marca de al menos tres rivales y abrió a la derecha, donde Cesc definió con calma.

Después Messi, en su versión solidaria, inyectó otro soberbio pase de primera a Pedro antes de cabecear picado un centro Jordi Alba, bien defendido por Artur.

A 15′ del final, la lesión de Puyol estropeó la noche tranquila del Barsa. En un córner cayó y sufrió una luxación del codo del brazo izquierdo, su tercera lesión en los últimos meses.

La expulsión de Busquets, por supuesta agresión, a falta de tres minutos del final, cerró el partido.