Hay detenidos

Funcionarios de Coahuila, principales sospechosos en caso Moreira
Hay detenidos
En la imagen se ve a José Eduardo Moreira Rodríguez con el boxeador Marco Antonio "Veneno" Rubio.
Foto: Tomada de @jeduardomoreira

MÉXICO, D.F.- “¡No sabes gobernar! ¡Esto es tu culpa, maldito! ‘¡Renuncia!”. Lucero Davis, la viuda de Eduardo Moreira arremetió ayer contra la mano que le dio de comer a su esposo: su tío y gobernador Rubén Moreira, quien encabeza las indagaciones del asesinato de su pariente en el que presuntamente están involucrados municipales de la fronteriza Ciudad Acuña.

Davis exigió “justicia” poco después del entierro del joven de 25 años con quien procreó un niño y posteriormente subió el tono de sus exigencias en la red social Twitter.

En medio de un cruce de acusaciones y presiones de la clase política destacaron ayer declaraciones del procurador de Coahuila, Homero Ramos.

“Hay funcionarios públicos de orden municipal que están implicados en los hechos y, sí, ya han señalado a algunas personas como autores materiales de los mismos”, detalló en entrevista radiofónica.

La premura de las indagatorias sorprendió a organizaciones de víctimas en el estado cuyas exigencias de justicia llevan casi un lustro mientras las líneas de investigación del hijo del ex presidente nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y también ex gobernador fueron atendidas de inmediato.

A menos de 24 horas del asesinato –la noche del miércoles- quedaron arraigadas cuatro personas, 48 declararon en Acuña y además están detenidas otras dos en Saltillo explicó el procurador.

“Estamos resguardando las evidencias para evitar que estas personas salgan del estado, del municipio, pero vamos a llegar a buen puerto”.

Sobre las acusaciones de su sobrina política a través de Twitter, Rubén Moreira respondió a través de sus voceros que el gobierno “es respetuoso del dolor” y “de las circunstancias” y prometió no dejar el crimen impune como los cientos que aún persisten en Coahuila.

La familia Moreira, el padre del joven de 25 años ejecutado, culpó a las políticas de confrontación directa al crimen organizado que se emprendieron durante el sexenio del presidente Felipe Calderón: “Mi hijo es uno los miles de muertos de esta guerra”, dijo Humberto.

Coahuila es un territorio de disputa entre el Cártel del Golfo y los Zetas y una de las líneas de investigación de la muerte de José Eduardo apunta a una venganza de Los Zetas: unas horas antes del crimen policías estatales abatieron a Alejandro Treviño Chávez, sobrino de Miguel Ángel Treviño Morales, El Z-40.

En conferencia de prensa, el secretario de Gobernación, Alejandro Poiré defendió la estrategia del gobierno federal y pidió respaldo. “Hay que estar muy unidos, firmes, contundentes y perseverantes en la lucha contra la delincuencia”, dijo. “Tenemos que trabajar todas las fuerzas políticas, sin distracciones”.

En el Senado, el legislador panista Roberto Gil dijo que culpar al gobierno de la muerte del vástago de Moreira era “una forma muy absurda de plantear el tema” pues el gobierno “no está provocando la violencia y mucho menos es el autor material o intelectual”; al contrario.

Desde el Distrito Federal viajaron a Coahuila investigadores de la Procuraduría General de la República (PGR); policías de la Secretaría de Seguridad Pública y militares que apoyarán los trabajos las autoridades locales.

Humberto Moreira estuvo envuelto en un escándalo durante el 2011, apenas terminó su mandato como gobernador en Coahuila. Ya como presidente del PRI, la secretaría de Hacienda lo acusó de elevar en 1000% la deuda del estado, más del doble de su capacidad de pago. En presuntos desvíos de recursos estuvieron involucrados cercanos colaboradores.